dissabte, 19 de març de 2011

El láser que ayuda a dejar de fumar.


En la revista Muy Interesante he descubierto una noticia que creo podría ser de interés para todos nosotros, sobretodo para aquellos que fuman.

Un grupo de farmacéuticos y médicos ha creado un sistema láser que permitiría a los fumadores dejar ese mal hábito. Según informaciones ofrecidas por la Clínica Menorca este tratamiento consistiría en un diodo de baja potencia que conseguiría elevar las endorfinas a niveles más elevados que los producidos por el tabaco. Así, se contrarrestaría en poder que ejerce la nicotina sobre el cuerpo humano y que crea la dependencia al tabaco.


El láser pretende estimular 28 puntos vitales y energéticos del sistema digestivo, regula el sueño, calma la ansiedad y la tristeza, produciendo así una disminución de las ganas de fumar.
El tratamiento consta de una sesión obligatoria en la cual el paciente debe llevar al menos tres horas sin fumar y una segunda sesión que en muchos casos no es necesaria, ocho días después de la primera.

Como podemos observar, desde que salió la nueva ley anti-tabaco del gobierno son más y más las personas que cada día intentan dejar de fumar. No es fácil, pero con apoyo familiar y ganas todo es posible. Además, cada día hay más métodos para dejar el tabaco como los cigarrillos digitales, los chicles y parches y ahora el láser. Ya sabéis, no hay excusas posibles actualmente, dejar de fumar es posible.

Aquí os dejo un vídeo del tabaco, para que todos comprobéis en qué consiste realmente el tabaco, su historia y demás...

1 comentari:

Inés Torán Gascón ha dit...

Cualquier nuevo método para dejar de fumar creo que es bueno, tanto para los fumadores como para los no fumadores, pues el humo del tabaco no solo les afecta y mata progresivamente a los fumadores sino también a las personas de su alrededor.
Aunque verdaderamente (ojala no fuese así) creo que el real problema que padecen los fumadores para dejar de fumar o no, está en la mente, es decir, es psicológico y se necesita de una gran responsabilidad, que no muchos tienen. Es cierto que conocer la existéncia de mecanismos que te ayuden a dejarlo puede incitarte a hacerlo, pero si realmente no quieren dejar de fumar, por mucho que intenten un método u otro no lo conseguirán.