diumenge, 19 d’abril de 2015

Peligros del blanqueamiento dental casero


¿Conoces los riesgos a los que están expuestos tus dientes si has optado por un blanqueamiento con métodos domésticos? La doctora María Piedad Estefan Espitia, de la Clínica de Odontología y Medicina Estética Health & Smile y miembro de Saluspot cuenta los diferentes riesgos así como unos consejos para tener una sonrisa bonita y saludable. 

Últimamente son muchos los procedimientos que permiten tener una sonrisa espectacular, sin embargo ninguno habla de los riesgos y consecuencias de llevar a cabo un blanqueamiento dental casero. 

Los blanqueamientos dentales caseros, al igual que las pastas blanqueadoras son productos que rayan el diente y al rayarlo parece que es más blanco. La odontóloga declara <<el esmalte es el único tejido del ser humano que no se vuelve a reproducir, esmalte que se pierde es esmalte perdido para siempre>>.

Un tratamiento abrasivo o no controlado podría no dar resultado o provocar dolores si se pone sobre un diente que tiene una caries y en este caso, podría empeorar la situación. 
Es muy importante que un profesional valore y lleve a cabo el tratamiento pues es específico para cada persona. La forma de vida así como los hábitos de una persona tienen que ser compatibles con el tratamiento adecuado.

Por último, la doctora nos aconseja tener una dieta pobre en alimentos con colorantes potenciales, no tomar café, no fumar, tomar té blanco o verde en vez de negro, tener una higiene bucodental adecuada y visitar al dentista para hacer limpiezas cada seis meses o por lo menos una vez al año.

Para más información, aquí. 

1 comentari:

Adrián García ha dit...

Interesante post que me recuerda día de hoy parece que se ha puesto de moda entre varias marcas de gel dentífrico anunciar por los medios de comunicación la salida al mercado de nuevas pastas con efecto "blanqueante". En estos anuncios, personas famosas y supuestos "dentistas" hablan de la rapidez y eficiencia con la que estas pastas te blanquean las encias, dirigiéndose a todo el mundo y sin tener en cuenta las condiciones bucales de cada persona.
Que cada cuerpo es un mundo no es ninguna novedad, y que tanto los "trucos caseros" como los "productos milagro" que prometen cambios rápidos y de manera económica acostumbran a ser un fraude son cosas que todo el mundo sabe, pero preferimos muchas veces dejarnos llevar por el bolsillo, o por lo que nos diga la vecina o el famosillo de turno, en vez de por la cabeza.