diumenge, 1 de maig de 2016

Genes cerebrales dañados por la fructosa

Un equipo de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), Estados Unidos, han descubierto que la fructosa en grandes cantidades puede ocasionar problemas, viendo como en algunos refrescos esta sustancia está presente en altas concentraciones, y un consumo excesivo de estos, como el común en la población en países como por ejemplo Estados Unidos. Es capaz de transferir al organismo grandes cantidades de fructosa, capaces de ejercer efectos nocivos en la salud, vinculándose a una serie de enfermedades (desde la diabetes a dolencias cardiovasculares y, en el ámbito neurológico, desde el Mal de Alzheimer al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)) todo producido por cambios en cientos de esos genes en el cerebro que pueden verse dañados por un consumo excesivo de fructosa, y de algún modo que podría llevar a esas enfermedades.

Afortunadamente, en la investigación también se ha descubierto que una dieta rica en un ácido graso omega-3 puede revertir los daños.El ácido docosahexaenoico cambia no solo uno o dos genes; parece devolver a la normalidad a todo el perfil genético, lo cual es destacable, esta sustancia fortalece las sinapsis mejorando el aprendizaje y la memoria. Este compuesto que parece revertir los cambios dañinos producidos por un consumo excesivo de fructosa, el cerebro y el cuerpo no pueden fabricar suficiente y este tiene que proceder en buena parte de nuestra dieta.
Aunque esto parece ser bastante beneficioso, los autores del estudio advierten que no es la panacea para curar enfermedades, y que además se necesita investigar más para determinar hasta dónde llega su capacidad de revertir los daños en los genes humanos.
Este tema tiene que ver con el tema 16 de génetica en el libro de biologia donde habla sobre la desactivación de genes.

Para más información aquí.