diumenge, 1 de maig de 2016

Futuros combatientes contra el cáncer

Durante el pasado siglo, se pudo comprobar que la leucemia desaparecía en ciertos casos cuando el enfermo era infectado por un virus de forma natural. Desde entonces siempre ha existido una idea muy clara, modificar genéticamente adenovirus para destruir las células tumorales y acabar con el cáncer.

Es cierto que no está siendo fácil llevar la idea a buen puerto pero con confianza de conseguirlo,ya que los adenovirus son fáciles de producir y modificar su genoma para la introducción de los genes que se necesiten. Uno de los ensayos clínicos tendrá como objetivo combatir los tumores cerebrales infantiles que se pondrá en funcionamiento a finales de este mismo año.
Otro ensayo como el de tratar a pacientes con gliomas ha resultado tener esperanzas y noticias positivas ya que un 10% de los pacientes han respondido satisfactoriamente al tratamiento con adenovirus.

Así mismo, desde el año 2005 se ha tratado experimentalmente a 20 niños con neuroblastoma mediante un tipo de adenovirus infectado (lcovir-5)  de sus propias células de la médula ósea. Este experimento está teniendo sus frutos, ya que un cuarto de los niños ha reaccionado positivamente. 

A pesar de esto, no todo son buenas noticias ya que esta técnica tiene diferentes complicaciones; como pueden ser que los adenovirus en una gran cantidad de ocasiones no llegan a las células tumorales de forma efectiva y en otras ocasiones las propias defensas del organismo atacan a los adenovirus antes de que se realice una respuesta con el cáncer.

Otros ensayos relacionados con el cáncer de colon y de páncreas también han tenido respuestas negativas. En estos casos se ha inyectado de manera intravenosa el adenovirus modificado lcovir-17K y los resultados no muestran signos de mejora, ya que el 99% de estos fármacos contra el cáncer pancreático han fallado. 

De este modo, solo se ha aprobado un tratamiento con adenovirus a pesar de todas las investigaciones relacionadas. Este fue en China en 2005 contra el cáncer de cuello y cabeza y no se pudo asegurar la eficacia del fármaco, ya que no está demostrada por los criterios europeos y de Estados Unidos. 

Finalmente, investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas Agust Pi i Sunyer de Barcelona que experimentan en ratones adenovirus modificados con potencial contra el cáncer pancreático destacan que la Unión Europea y Estados Unidos han  aprobado el primer virus oncolítico (T-VEC). No es un adenovirus, sino un virus del herpes labial modificado genéticamente para paralizar la progresión del melanoma penetrando y multiplicándose en las células tumorales que al explotar liberan sustancias activadoras de las defensas del organismo.

En mi opinión, la ingeniera genética está revolucionando el mundo de la oncología y las progresiones que se están llevando a cabo podrían dar sus frutos en unos pocos años. Además, los resultados negativos también aportan gran información ya que ayudan a descartar y afinar las investigaciones. 

Este artículo está relacionado con el bloque 'III.Metabolismo y autoperpetuación' y el 'IV. Microbilogía y autoconservación' del libro de biología de 2º de bachillerato. 

Para acceder a la fuente, pulse aquí