dissabte, 9 de maig de 2020

cáncer de ovarios, la dificultad de diagnosticar síntomas inespecificos


El cáncer de ovario es el octavo tipo de cáncer más recurrente en las mujeres. Actualmente, se conoce que es una patología heterogénea. Hay por lo menos 4 subtipos histológicos que se comportan de manera diferente. El régimen nivel del cáncer de ovario adelantado radica en la ejecución de una cirugía, debido a que conseguir la resección de todo el tumor aparente es uno de los más importantes componentes pronósticos en esta patología. En funcionalidad de una sucesión de criterios clínicos, se administra un régimen de quimioterapia previo y/o posterior a la cirugía. A pesar de que los resultados del régimen primario mejoraron gradualmente, muchas mujeres van a tener una recaída en los dos primeros años.

La selección del régimen a la recaída va a depender del tipo tumoral, de la duración de la respuesta a la primera línea, de las toxicidades presentadas y de agentes usados, de la circunstancia clínica y opciones de la tolerante y de la presencia o no de mutaciones en BRCA. La identificación de componentes predictores / biomarcadores es escencial para eso. Hay otra serie de tratamientos complementarios a los esquemas de quimioterapia que trabajan sobre dianas particulares del desarrollo tumoral y que demostraron ser beneficiosos en diferentes niveles del cáncer de ovario adelantado. Una de estas tácticas terapéuticas es el régimen antiangiogénico, representado por bevacizumab, que persigue el bloqueo de la formación de nuevos vasos sanguíneos por el tumor para de esta forma hacer más difícil su desarrollo.

La supervivencia del cáncer de ovario crece un 11% en los últimos ...
Célula del cáncer de ovario 
Precisamente un 20% de pacientes muestra mutaciones en BRCA 1 / BRCA 2, asi sea a nivel germinal (en todas las células del cuerpo, hereditarias) o somático (en el tumor, no hereditarias). En el instante de hoy, existe indicación de hacer un estudio genético en todas las pacientes diagnosticadas de carcinoma de ovario epitelial no-mucinoso, independientemente de la historia familiar. Además, entre un 20-30% de pacientes además muestra modificaciones en el tumor en otros genes implicados en las fuentes de reparación del ADN. Estos hallazgos han permitido detectar un grupo de pacientes fundamentalmente sensible a los medicamentos inhibidores de PARP (iPARP) ya nombrados, medicamentos que fueron desarrollados en diferentes ensayos clínicos en los que participaron pacientes que presentaban o no estas mutaciones nombradas antes. Aunque con diferente intensidad de provecho, los inhibidores de PARP demostraron provecho en todos los grupos de pacientes (con o sin mutación), y en diferentes contextos de la patología avanzada. Este hallazgo significó un enorme avance en el régimen de los pacientes con cáncer de ovario. Actualmente, hay tres medicamentos aprobados –olaparib, niraparib y rucaparib–. Este hallazgo significó un enorme avance en el régimen de los pacientes con cáncer de ovario.  Aunque su aceptación se restringe a pacientes con recaídas, los resultados de los estudios en fases más precoces de la patología animan a reflexionar que van a llegar próximas aprobaciones en estas ocasiones. De igual modo, hay otros medicamentos en fases más tempranas de exploración, como la inmunoterapia, en monoterapia y conjunción.

noticia aqui 
foto aquí