dimarts, 16 de novembre de 2021

Los nanorrobots llegan para revolucionar el mundo de la biomedicina


Estos "bichitos" de dimensiones nanométricas no son más que máquinas autónomas capaces de actuar como un conjunto. Su tamaño y simpleza limita la cantidad de funciones que pueden desempeñar; no obstante, la Universidad australiana (UNSW) ya ha presentado un método en el que se podrán unir con otras moléculas para formar estructuras más grandes y complejas.


En sí, estos nanorrobots no están hechos de circuitos eléctricos ni de motores, se fabrican a base de ADN. Pero al contrario que el ADN, no transportan información genética, sino que actúan como bloques construyendo una sola unidad funcional.



 
La característica más útil que presentan es su sistema de autopropulsión mediante el uso de enzimas catalíticas. En el caso de un estudio reciente en ratones (investigaciones del IBEC y la UB), los nanorobots fueron introducidos en las vejigas de los ratones con tal de monitorizar su trabajo y eficiencia.


Como nanomotores llevaban incorporadas partículas de sílice (SO2) que contienen la enzima ureasa, presente en la orina. Así es: los nanorobots usaron la urea de la orina, descomponiéndola en dióxido de carbono (CO2) y amoníaco (NH3), para generar su propulsión. 



Además, también contenían nanopartículas de oro para que, a través de tomografías por emisión de positrones, fuese posible visualizar su desplazamiento. Así, el equipo de científicos comprobó que su distribución en la vejiga era homogénea y su movimiento, coordinado.




El hecho de que hayan sido puestos en práctica con éxito, pese a ser en animales, supone un gran avance en el ámbito de la biomedicina y la biofarmacia. Aunque este método aun esté en fase de investigación, las aspiraciones de su uso ya son bastantes: desde detectar células tumorales hasta la sanción de tejidos, pasando por la administración de fármacos específicos o incluso la desobstrucción de arterias.



Artículo en el que está basada esta noticia:
Las imágenes han sido extraídas de aquí y aquí; el vídeo de Youtube.









1 comentari:

V A C ha dit...

Increíble como la ciencia avanza a pasos tan agigantados!
Es decir, con unos robots tan pequeños se pueden llegar a detectar enfermedades muy problemáticas que años atrás podrían provocar muchas complicaciones. El desarrollo en biomedicina y otros campos relacionados tiene un papel fundamental para la sociedad y aquí se ve claramente reflejado lo esencial que resulta. Muy interesante la elección del oro para seguir el curso de estos y como ellos mismos son capaces de descomponer la urea de la orina para poder producir su desplazamiento.