divendres, 24 de desembre de 2010

MONTE ST. HELENS

El monte St. Helens es un estratovolcán activo del estado de Washington. Ahora tiene sólo 2,550 m de altitud ya que la erupción de 1980 le restó altura.
Es muy reconocido por la catastrófica erupción del 18 de mayo de 1980.
Pero este post, quiere demostrar que es muy posible predecir la erupción ya que suceden una serie de síntomas meses
antes:
-El 16 de marzo de 1980 comenzó con una serie de pequeños terremotos.
-El 20 de marzo otro terremoto de 4,2 en la escala de Richter, con epicentro bajo la cara norte del Monte.
-Los dos días siguientes se recogieron un total de 174 terremotos.
-Terremotos de 3,2 o más se fueron sucediendo cada vez de forma más frecuente entre abril y mayo ya que al principio la media era de 5 diarios y al final de 55.
-El 27 de marzo , se produjo una explosión freática que expulsó pedazos de roca del interior del cráter y también una columna de humo y cenizas de unos 1.800 m de alto.
-El 29 de marzo podía verse un nuevo cráter formado y una llama azul originada por la liberación de gases inflamables del volcán
- El 30 de marzo se reportaron hasta 93 amagos de erupción .
-El 3 de abril las constantes alertas de erupción de los geólogos movió al gobernador a declarar el estado de emergencia.
-Los geólogos anunciaron el 30 de abril que el derrumbamiento de la cara norte era el peligro más inmediato, ya que esto podría desencadenar una erupción.
-Todas las erupciones visibles cesaron el 16 y 17 de mayo.
-El 18 se produjo por fin la erupción: una gran columna de cenizas volcánicas comenzó a elevarse hacia la atmósfera. Dicha ceniza llegó a depositarse en 11 diferentes estados de EEUU. Al mismo tiempo, la nieve, el hielo y varios glaciares enteros del Monte St. Helens comenzaron a fundirse, formando una serie de largos lahares que alcanzaron el río Columbia. La erupción causó una masiva avalancha de escombros incluyendo la ladera norte, reduciendo su cumbre desde 2,950 m a 2,550 m.
Esta erupción fue la más mortífera y económicamente destructora en la historia de los EE. UU. Sus daños fueron:
57 personas murieron por la erupción, 250 casas, 47 puentes, 24 kilómetros de vías férreas y 300 kilómetros de autopista quedaron destruidos.
Pero hay que destacar que gracias a todas las medidas de prevención que se adoptaron, el volcán causo muchos menos muertos pese a su gran fuerza y peligrosidad.