dijous, 23 de desembre de 2010

EL VESUBIO ACABÓ CON POMPEYA

A nueve kilómetros de la ciudad italiana de Nápoles, se encuentra uno de los volcanes más activos de Europa: el Vesubio.
Este tiene una altura de 1871m y está formado por la colisión entre la placa africana y euroasiática siendo la primera la que pasa por debajo.
El Vesubio es famoso por una erupción que sepultó
de ceniza Pompeia y Herculano. Esto se produjo un 24 de agosto del año 79 permitiendo que estas ciudades quedaran intactas hasta que se redescubrieron en el siglo XVI.
Hoy ambas ciudades son emplazamientos arqueológicos que
permiten investigar la cultura romana y la vida de unas ciudades que han permanecido sin alteraciones desde la Edad Antigua. La gran erupción que duró cerca de 19 horas, liberó cerca de 4 km3 de ceniza y roca, con cerca de 3 m de tefra cayendo sobre Pompeya.
Los geólogos calculan que la columna eruptiva tenía más de 32 km de altura y que la nube de ceniza alcanzó una temperatura de 850ºC enfriándose hasta los 350°C cuando llegó a Pompeya.
Se estima que en Pompeya vivían de unas 20.000 personas, mientras que en Herculano unas 5.000.
El 38% de las víctimas de Pompeya murieron por el derrumbe de los tejados o por caídas de grandes rocas proyectadas por el Vesubio. El 62% restante de restos hallados en Pompeya, murieron en las oleadas de depósitos piroclásticos, y por lo tanto, murieron por una
combinación de asfixia, durante la inhalación de ceniza, la onda expansiva y los escombros proyectados a su alrededor.

En la actualidad el Vesubio es uno de los volcanes más peligrosos del mundo ya que se combina que es un volcán pliniano y que como las tierras volcánicas son muy fértiles, es una zona superpoblada con más de 3.000.000 de personas muy próximas y que se verían gravemente afectadas.