divendres, 2 d’octubre de 2009

Casas naturales

Con el fin de reducir el elevado impacto ambiental y económico del sistema convencional de construcción de viviendas las casas naturales utilizan cada vez más la madera, la paja, el bambú o el barro.


El Consejero de Constucción Verde de España nos señala que el bajo coste, la utilización de poca energía y el uso de unas herramientas sencillas para su producción y elaboracón son las ventajas principales de construir una casa de madera. Aunque no lo paresca son muy resistentes y además al ser de madera absorbe y expulsa la humedad, permitiendo así un ambiente más saludable a las personas que las habitan. En Noruega están convencidos de estas ventajas y por eso el Secretariado de Barents ha anunciado la construcción del rascacielos de madera más alto del mundo, con 16-17 pisos.


Por otro lado con la construcción de casas de barro y paja se evita la contaminación del transporte de materiales ya que al ser naturales y abundantes se pueden trabajar de forma local. Estos permiten la edificacón rápida, económica y ecológica de una vivienda. También son buenos aislantes térmicos. No tiene porque haber problemas con el fuego si las balas de paja están correctamente colocadas, apretadas y bien sujetas. En el Reino Unido se evalua que hay alrededor de 100000 casas de barro y paja, algunas de ellas con 200 años de antigüedad.











Casa de paja
Más información aquí

Finalmente las casas de bambú se caracterizan por ser duraderas, flexibles, fuertes y más ligeras que el acero o el cemento. Algunas han resistido terremotos y huracanes. El bambú es un material ideal para construir ya que crece muy rápido sin necesidad de fertilizantes o pesticidas. Además tiene la capacidad de lucha contra el cambio cimático ya una hectárea de este puede absorber nueve toneladas de dióxido de carbono.

Más información aquí

Para la fabricación de casas naturales los defensores recomiendan ponerse en contacto con las asociaciones y colectivos que impulsan la construcción de estas viviendas.


FUENTES: aquí y aquí