dilluns, 12 d’octubre de 2009

Nuevo método para detectar los daños genéticos en los espermatozoides.


La Unidad de Genética del Departamento de Biología de la Universidad Autónoma de Madrid ha descubierto un nuevo método para evaluar la fragmentación del ADN del espermatozoide humano. Esta técnica podría provocar grandes avances en el campo de la fertilidad humana y la patología andrológica.


Fragmentación del ADN

Hasta la fecha la fragmentación del ADN del espermatozoide se había considerado un importante indicador de la calidad seminal y de la fertilidad de los hombres pero ahora nuevos estudios informan que además puede influir en la fecundación, el desarrollo del embrión y las tasas de aborto y de embarazo.
Se habían desarrollado muchas técnicas para evaluar la integridad del ADN del espermatozoide,y todas ellas eran capaces de descubrir el daño que presentaba el ADN en una muestra seminal pero ninguna era capaz de establecer el tipo de daño. Es decir, no diferenciaba en una misma célula entre roturas de ADN de cadena doble o sencilla.

Es muy importante la observación de los daños a nivel celular porque aunque el ovocito disponga de una gran capacidad de reparación del ADN del esperma que lo fecunda, esto se le puede complicar cuando se trata de daño de ADN de cadena doble.
Esta nueva técnica permite determinar simultaneamente las roturas de cadena sencilla y doble en el mismo espermatozoide humano. Esto ocurre con la modificación del ensayo cometa, que consiste en incluir en un microgel de agarosa, la lisis y posterior electroforesis de los espermatozoides.

Los espermatozoides se lisan con detergentes y sales en altas concentraciones y el ADN liberado se somete a una electrofores y a causa de la acción de un campo eléctrico, los fragmentos de ADN roto se desplazan y generan una imagen parecida a un cometa, con un núcleo y una cola de fragmentos.



La cantidad de daño en el ADN se observa midiendo la longitud y la densidad de la cola del cometa. Cuanto más larga y/o densa es esta cola, mayor es el daño de ADN.

Por úlimo, decir que esta técnica presenta una gran mejora en la observación de los daños del ADN, ya que esto supone una fácil identificación de aquellos defectos que afectan a la fertilidad, dependiente o independientemente de la cantidad dañada en el ADN.


La noticia fue publicada el 09.10.09 y la he sacado de:www.plataformasinc.es, wikipédia y http://www.ibbiotech.com.