dimarts, 20 d’octubre de 2009

La verdad sobre la matorralización



Hasta hace muy poco la matorralización era vista con malos ojos al ser considerada, junto al cambio climático o la urbanización, uno de los principales factores de la desertizaciónWIKI.
Esta concepción fue otorgada por un estudio norteamericano, el qual corroboró como la presencia de la matorralización venia seguida de la degradación del suelo y la posterior desertización del ecosistema.
Para dicho estudio se siguió un modelo basado en datos extraidos en su mayoria de zonas semiaridas del sudoeste de Estados Unidos, a los que posteriormente se unio diversos datos provinientes de puntos tan dispares cómo Australia o Sudáfrica. Dichos datos relacionaron de forma directa matorralización y desertización, siendo aceptados como partes de un modelo universal.
Sin embargo, un estudio realizado por la Universidad Rey Juan Carlos demuestra que esta conexión no es necesariamente cierta, ya que la matorralización, según se ha descubierto, también puede beneficiar al ecosistema.
En zonas donde las precipitaciones escasean y predomina la atocha o esparto(Stipa tenacissima), la matorralización favorece el aumento de la diversidad de plantas vasculares y líquenes del suelo, evitando la desertización y poniendo en entredicho el modelo americano.
Esto, en realidad, no significa que los americanos se equivocasen junto con gran parte del mundo, sino que simplemente no es correcto afirmar que el suyo fuse un modelo universal, ya que recogía datos de zonas concretas.
Podeis ver el artículo completo en SINC.

1 comentari:

Francisco Rambla ha dit...

Curiosa l'observació que comenta el post.

L'universalització d'algunes conclussions ens poden portar a error, com es aquest cas.


Noticia vàlida per al teu dossie