dissabte, 31 d’octubre de 2009

El virus del papiloma y el cáncer de útero.



El virus del papiloma humano (VPH) es vulgarmente conocido como virus de las verrugas e incluye más de 60 tipos diferentes. Los virus tipos 1, 3 y 5 pueden causar las verrugas en piernas y brazos, los tipos 6 y 11 pueden provocar lesiones verrugosas en los genitales masculinos y femeninos, los tipos 16, 18, 31, 33 y 35 pueden provocar alteraciones celulares en la vagina y el cuello uterino llamadas displasias. Este virus el principal responsable de cáncer de cuello de útero.

Este virus se transmite a través de las relaciones sexuales, provoca el 70% de los tumores de cuello de útero. Además, también puede transmitirse de manera vertical, de madre a hija. Cada año se diagnostican en nuestro país 2.100 nuevos casos
Sin ir más lejos en España, en el año 2005 594 mujeres fallecieron por esta causa.
Este cáncer es el segundo tumor más frecuente en las mujeres de todo el mundo.

El cérvix o cuello uterino es la parte inferior del útero o matriz y se conoce comúnmente como cuello de la matriz. tiene un papel muy importante en el mantenimiento de un embarazo normal. El cáncer de cérvix constituye el 6 por ciento de los tumores malignos en mujeres, el segundo más frecuente entre todas las mujeres y el más frecuente entre las mujeres más jóvenes. En general afecta a mujeres entre 35 y 55 años. Este tipo de cáncer puede estar ocasionado por un virus (el papilomavirus humano) que se contagia a través de las relaciones sexuales.

La primera vacuna frente al cáncer de cuello de útero se dispensa ya en las farmacias españolas.
Se estima que la vacunación colectiva evitará una muerte por cada 172 niñas vacunadas.
Esta vacuna consiste en tres dosis separadas a partir de inyecciones intramusculares que deberán administrarse en un plazo de seis meses y un año. La segunda dosis dos meses después de la primera y la tercera a partir de que hayan transcurrido otros seis meses.
Algunos cientificos consideran que Gardasil solo cubre entre el 40 y 60% de los casos. Por esta razón las investigaciones para obtener nuevas alternativas no ha finalizado, pues se espera conseguir un método que proteja al 100% de los afectados.
Muchos especialistas recomiendan generalizar esta vacuna hasta los 18 y en un futuro prolongarla hasta los 26 años de edad.




Videos...








Imágenes: