diumenge, 2 de març de 2014

La bahía más tóxica del Mediterráneo

La destrucción de la bahía y el puerto de Portmán, al sur del municipio de La Unión (Múrcia), ha sido uno de los mayores atentados ecológicos del mar Mediterráneo.
Desde los inicios de su explotación, en 1957, de las piritas de la Sierra Minera, la compañía Peñarroya-España produjo enormes cantidades de escombros minerales, tales como restos de plomo, zinc o cadmio, resultado de los métodos de extracción a cielo abierto que utilizó como forma de abaratar costes. Se han calculado en unos 315 millones de toneladas de estériles minerales entre 1957 y 1987, fecha de cierre de las explotaciones.

Aunque el Ayuntamiento de La Unión empezó una protesta contra el vertido, debido al permiso franquista no tuvo nada que hace y se declaró que "el interés nacional" de la explotación de la mina, de la que salían el 20% de la plata de la Península y el 70% del plomo, era superior al del Ayuntamiento a proteger su bahía. Así, uno de los mayores atentados ecológicos del Mediterráneo siguió a la vista de todos hasta 1990, año en el que se puso fin a los vertidos. 
Sin embargo, hoy en día, una empresa alemana, Aria International ha mostrado interés en estas materias primas procedentes de las antiguas extracciones, y pretende exportar el hierro que queda a China. Por esto,dese hace meses, Aria, en colaboración con la empresa española Acciona, realiza sondeos para conocer la composición de los vertidos de Peñarroya y darles salida comercial.
Arturo Gutiérrez, ingeniero responsable de los trabajos de Aria, calcula que de los 20 millones de toneladas de residuos accesibles, entre cuatro y cinco son de hierro y ha anunciado una inversión de 250 millones en ocho años para extraer todo el material, con lo que recuperaría la línea de costa de 1957. Pretende mandar el hierro a China, usar la arena para regenerar la playa y esconder el resto  (metales pesados tóxicos) en las antiguas minas. Estima que crearía 300 empleos directos.

Por otro lado este plan de extraer los minerales deja de lado el proyecto que el Gobierno aprobó en 2011 para regenerar parte de la bahía. Consistía en extraer tres millones de toneladas de estériles (siete veces menos de lo que plantean Aria y Acciona) y recuperar parte de la línea de costa, pero sin retroceder hasta la situación de 1957, proyecto imposible de realizar con el  dinero público.

Para más información: click aquí o aquí

1 comentari:

Andreea Florentina Sima ha dit...

Muy interesante, me encanta la forma de redactarlo pero creo que deberías poner una conclusión . Buen trabajo :-* !