dimecres, 23 de desembre de 2015

Desastre en Shenzhen.

El pasado domingo, sobre las 12 de la mañana un desprendimiento de tierra en la ciudad china de Shenzhen. La lengua inmensa de tierra y residuos acumulados, causada por las lluvias, ha propiciado la evacuación de 1.500 personas y solo 14 heridos.
Para los residentes de la zona no fue una gran sorpresa ya que anteriormente ya habían denunciado la montaña de 100 metros de arena, lodo y residuos de  las obras cercana a sus viviendas.
Este accidente que primeramente parecía tener una causa natural, pero que el gobierno ha reconocido que el error es humano, porque hace ya varios años que la ciudad de Shenzhen advirtió de la falta de espacio para depositar los residuos causados por el "gran Boom" de la construcción.
Es evidente que este accidente se podría haber evitado, sin embargo la falta de medidas de prevención y de seguridad contra este peligro han brillado por su ausencia, provocando la desaparición de 85 personas, una explosión en uno de los principales gasoductos del país además de grandes perdidas materiales.