dissabte, 12 de febrer de 2011

La luz eléctrica empeora el sueño.

Me ha parecido curiosa esta notícia publicada en el diario El Mundo, en la que nos dice que tras realizarse un estudio, se ha llegado a la conclusión que exponernos a la luz eléctrica mucho tiempo antes de dormir, empeora la calidad del sueño.
Parece que la luz eléctrica influye en los niveles de molatonina, una hormona implicada en el sueño, la tensión arterial, la termorregulación y la glucosa. Los resultados del estudio han demostrado que la exposición a la luz eléctrica antes de dormir reduce la secreción de la melatonina, cosa que no ocurre con una luz de menor intensidad.
El funcionamiento normal de esta hormona es el siguiente: sus niveles tienden a aumentar en la sangre hacia el anochecer, y aproximadamente dos horas después de haberse dormido alcanza la mayor cantidad, a partir de este momento los niveles comienzan a bajar. Pero el estudio ha revelado que debido a factores externos, como la luz eléctrica, los niveles se ven alterados y esto origina una peor calidad del sueño. Esto lo ha afirmado el estudio llevado a cabo en 116 voluntarios, la mitad de los los cuales se expusieron durante cinco dias, ocho horas antes de acostarse, a luz eléctrica y la otra mitad a luz de menor intensidad. El resultado fue que en aquellos que se habían expuesto a la luz de mayor intensidad la producción de melatonina comenzaba una hora y media después que en los que se habían expuesto a luz baja.
Este hecho a largo plazo se puede traducir en una peor calidad del sueño, además de tener efectos dañinos en la función termorreguladora del cuerpo, presión sanguínea y los niveles de glucosa.
Nos parece extraño, a mi al menos, que nuestra calidad del sueño dependa, en cierta manera de la producción de una hormona. Ahora que sabemos que hay factores que influyen en la calidad de nuestro sueño, podemos tomar medidas para conciliarlo mejor y así poder descansar mejor. Una solución es exponerse a luces poco intensas, sobretodo a partir del atardecer, y dormir con la mayor oscuridad posible.

4 comentaris:

Maria Mateu ha dit...

Esta noticia sé que me ha sorprendido, aunque hay una cosa que no me ha quedado clara, ¿qué tipos de luces eléctricas podemos encontrar en nuestras casas? Como he podido leer en la noticia del mundo en nuestras casas tenemos de este tipo de luces pero, ¿se incluyen también las de bajo consumo o son nocivas en menor grado? Lo pregunto porque quizás tenga que pensarlo mejor la próxima vez que quiera leer antes de dormir.

Inés Torán Gascón ha dit...

Pues sí, las famosas lámparas fluorescentes, también llamadas de bajo consumo, también afectan la calidad de nuestro sueño. Claro que, nuestro sueño se verá menos afectado si se expone a una luz muy fuerte, por ejemplo a lámparas fluorescentes de alta intensidad, que si lo exponemos a luz mucho menos intensa, como por ejemplo algunas lámparas de las mesitas de noche o algunas lámparas de escritorio.
Así que, yo creo que no deberías dejar de leer antes de ir a dormir, porque realmente la calidad del sueño empeora cuando nos exponemos mucho tiempo a luces intensas, pero si antes de acostarte estas 30 minutos leyendo con una luz de poca intensidad, pienso que no empeoraría tu calidad de sueño.

Maria Mateu ha dit...

Gracias Inés, me has quitado un peso de encima jajaja. Lo que parece curioso es que estando tan "evolucionados" tecnológicamente como lo estamos pequeños detalles como estos aún sigan en el aire.

Martagarcia ha dit...

Aunque no lo parezca hay muchos factores que pueden alterar el sueño, ya sea la luz como bien has explicado, o otros factores como la decoración de la habitación donde también se ha comprobado que los colores llamativos hacen que descanses menos.
Me parece muy interesante saber estas cosas ya que a veces no nos imaginamos que puedan influir de esta manera en nosotros.