dimecres, 30 de maig de 2018

La inyección contra el dolor procedente de la quimioterapia

Hoy en día, tenemos varios fármacos para tratar muchos tipos de cáncer. Estos fármacos pueden tener efectos secundarios; el más común es el dolor intenso.

Para aliviar este dolor, los pacientes tienen que tomar analgésicos; los más frecuentes y eficientes son los opioides. Sin embargo, lo único que hacen estos opioides es disminuir la percepción del dolor del paciente, pero el origen de ese dolor sigue estando ahí. Por otra parte, los opioides crean una sensación de placer al paciente, provocando adicción.

Resultado de imagen de inyeccionesEntonces, ¿podría haber alguna alternativa que pudiera eliminar el dolor totalmente sin provocar adicción? La Universidad de California en San Diego ha podido encontrar dicha alternativa.
Los investigadores de esta universidad  han podido comprobar que la proteína AIBP inhibe el receptor TLR4, éste se encuentra en las membranas celulares y su función es buscar señales de infección, cuando las encuentra, reacciona inflamando el SNC, lo que hace aparecer el dolor. Es por eso que si inhibimos este receptor podemos eliminar la inflamación en el SNC y, en consecuencia de esto, eliminar el dolor.
Es muy importante eliminar la inflamación ya que puede derivar en dolor crónico. Gracias a esta investigación también se ha podido crear una terapia para el dolor crónico grave con la proteína AIBP. 

Una inyección de AIBP en la médula espinal calma el dolor durante dos meses. Sin embargo, este estudio solo se ha podido comprobar en ratones (la comprobación ha sido exitosa, sin ningún efecto secundario).
Por otra parte, la Universidad está investigando la forma de administrar AIBP sin tener que pincharla en la médula espinal.

Esta noticia la podemos relacionar con el apartado de fisiología del sistema nervioso de la asignatura de anatomía aplicada de 1ºBAC.
Para ver la noticia original publicada el día 29 de Mayo en el periódico ABC en la sección de salud pincha aquí.

1 comentari:

E C L ha dit...

Me parece muy interesante el uso de la proteína AIBP. Últimamente las investigaciones se están centrando en las proteínas y se están obteniendo resultados beneficiosos. Yo también he leído un artículo sobre la proteína p38, que tiene efectos en el cáncer, pero son negativos, ya que ayuda a fortalecer las células cancerígenas. Sin embargo, al inhibir dicha proteína, la quimioterapia tiene más eficacia. Por tanto, la aplicación de ambos descubrimientos implicaría una mayor eficacia y rapidez de la curación (mediante quimioterapia), a la vez que un menor dolor para los pacientes.