diumenge, 9 de gener de 2011

LOS PREJUICIOS DEL CEREBRO


En este vídeo publicado el 20 de Diciembre del 2010 en el programa Redes, la psicóloga y escritora Cordelia Fine comenta con Eduard Punset el libro que ésta ha escrito “A Mins of Its Own” que habla sobre el cerebro que no busca la verdad sino sobrevivir. En el vídeo, nos comenta la fragilidad del cerebro y que de éste no nos podemos fiar, pero no tenemos otra alternativa, ya que él acepta siempre la opción más cómoda que concuerda mejor con su propia realidad para construir un mundo más agradable y benévolo a la persona. Además, memoria e inconsciente se encargan de ajustar lo que no encaja, no gusta, eliminar lo que duele y ensalzar lo que agrada. También, nuestra manera de ser egoístas y vanidosos enturbiaran las decisiones de nuestro cerebro.

Los humanos almacenamos información en nuestra conciencia previamente, que posteriormente nos proporcionan unos prejuicios aunque no seamos conscientes de ello. También, influirá el mundo que nos rodea y los líderes sociales que pueden darnos unos juicios de valor que se plasmaran en nuestra forma de actuar.
Las relaciones que tengamos con nuestros abuelos, padres y hermanos crearán en nuestro subconsciente unas directrices en las cuáles, basaremos principios de nuestra vida. Así mismo, los sistemas educativos y políticos también influirán positivamente o negativamente en nuestros comportamientos.
Aunque en realidad las razones verdaderas de nuestro comportamiento siguen a veces algo desconocidas. Lo que esta claro es que nuestra infancia y adolescencia marcaran directrices durante toda nuestra vida.

2 comentaris:

Sandra ha dit...

Sin duda, el cerebro busca la superviviencia del individuo y de su linaje, no de la humanidad total y general. Por eso, el ser humano es capaz de comenzar guerra donde sabe de ante mano que van a morir más seres como él, es capaz de asesinar a sangre fría o cometer "crímenes pasionales" donde busca su propia supervivencia sobre el individuo asesinado, que lo único que representa es una competencia inviable.
Es por eso que la característica egoísta que ha sido deplorada durante tanto tiempo y por tantas cultura y sociedades, sigue presente hoy en día y ninguno de nosotros ha sido capaz de deshacerse completamente de ella. De esa misma forma, la generosidad sería por lo tanto una actitud contranatura, pero a pesar de ello, la defendemos siempre y cuando no nos perjudica. Esto se ve claramente en el panorama económico (nadie da duros a pesetas).
Mientras tanto, durante nuestra formación como personas (nuestra infancia y juventud) vamos adquiriendo determinados valores de nuestro entorno, bien conscientemente o bien inconscientemente. Estos valores, siempre nos acompañarán, y nuestras futuras decisiones se verán sometidas a ellos. Los valores que adquirimos en estas etapas, suelen tener forma de prejuicios sean justificados o no, racionales o no. Pero siempre formarán parte de nuestras decisiones y por lo tanto, de nuestra forma de actuar y nuestra persona.

jaime ha dit...

Nuestro sistema central para mi es infinito i lo mas completo que tenemos los humanos debemos sentirnos orgullosos puesto que el cerebro es el que dirije nuestro cuerpo nuestros movimientos, sin embargo es lo que dice en el post, que tabien no tenemos otro y que debemos cuidar de el.Aqui te dejo un video informativo del cerebro bastante interesante

http://www.youtube.com/watch?v=uiwB6MtECKQ&feature=related