dimarts, 28 de febrer de 2012

Islas Columbretes. Flora y fauna

Las plantas que habitan en el archipiélago valenciano han tenido que adaptarse a una serie de características como: un suelo reducido y escaso, aridez y sequía, tempestades, gran insolación, salinidad elevada y un exceso de abono nitrogenado debido a la fuerte presencia de aves.
Las plantas aprovechan las escasas lluvias para florecer y dispersar las semillas con rapidez. Sólo algunas especies más resistentes a la salinidad como el hinojo marino o la zanahoria marina colonizan los peñascos más próximos al agua. En las zonas donde hay un poco de suelo, las plantas aprovechan la intensa fertilización producidas por las aves, la intensa insolación y la ausencia de herbívoros floreciendo espectacularmente.

En cuanto a la fauna, las Islas Columbretes, está dominada por las colonias de aves marinas nidificantes. La gaviota de Audouin, la pardela cenicienta, el halcón de Eleonor y el cormorán moñudo, todas ellas especies muy sensibles a las molestias e impactos asociados a la presencia humana, encuentran en estas islas el único punto de nidificación de la Comunidad Valenciana.
 Durante los pasos migratorios primaverales y otoñales, las islas, ancladas en medio del mar, actúan como un imán para todas las aves que cruzan el Mediterráneo entre Europa y África, concentrándose un altísimo número con el fin de reposar y tomar fuerzas antes de continuar su viaje.
Entre los animales destaca, sobre todo, el grupo de los artrópodos con 10 insectos endémicos. La singularidad faunistica culmina con la presencia de una especie endémica de lagartija, con 4 poblaciones diferenciadas en otros tantos islotes.