dimecres, 14 de novembre de 2012

El ejercicio combate el cansancio y las recaídas en pacientes con cáncer.

Esta noticia ha sido extraída de la revista:El país, 14 de noviembre de 2012


Practicar ejercicio de forma moderada (andar, montar en bicicleta) es un buen remedio para aliviar la fatiga asociada a los tratamientos de los pacientes oncológicos, tanto durante la fase en la que se administran las terapias (ya sean fármacos o sesiones de irradiación) como en los momentos posteriores a las curas. El cansancio puede durar meses o años y es un es un síntoma generalizado entre los enfermos.





Esta es la conclusión a la que ha llegado un grupo de investigadores de la Facultad de Salud y Ciencias de la Vida de la Universidad del Oeste de Inglaterra en Bristol.
 a partir del análisis de datos 56 estudios y de 4.068 pacientes, la mitad con cáncer de mama.
Fiona Cramp, la directora del equipo, ya había llegado a una tesis similar en un artículo anterior (con 2.000 pacientes) presentado hace cuatro años. Entonces, se advirtieron mejoras "estadísticamente significativas" en la sensación de cansancio vinculadas al ejercicio. Ahora, la investigadora destaca que la última revisión "plantea una conclusión más precisa" al vincular los beneficios de forma específica con el ejercicio aeróbico, "durante y después del tratamiento".



Antonio Llombart, miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Oncología Médica afirma que "Existen bastantes trabajos que vinculan el ejercicio, no ya a una mejora en el estado del paciente, una cuestión que puede resultar subjetiva, sino al impacto que tiene la actividad física en la disminución de la reaparición del tumor en los enfermos"
Se trata de una buena técnica para que los pacientes afectados puedan retomar su vida con normalidad, con independencia del tipo de cáncer que padezcan; mejorando su estado anímico  su masa corporal y su calidad de vida.








1 comentari:

Sandra Blanco Gómez ha dit...

Es una noticia muy interesante, tener cáncer no significa que se deba dejar de hacer ejercicio. En general, el ejercicio es bueno y hasta necesario y puede ayudar a que la persona que padece cáncer se sienta mejor tanto física como emocionalmente, incluso para pasar por el tratamiento con mejor estado de ánimo y con mejor predisposición para enfrentar la enfermedad. Por su puesto, de acuerdo al tipo de cáncer que padezcas, como de avanzada esté la enfermedad o a la etapa del tratamiento en el que se encuentre. Además, es posible que no pueda hacer cualquier tipo de ejercicio o, por lo menos, es necesario que tenga en cuenta ciertos cuidados para evitar hacerse daño. Por último, solo cabe destacar que una cosa es que no te dejes vencer por el cansancio y otra muy distinta es estar realmente agotado. Por lo tanto, pienso que todas estas numerosas personas que padecen esta enfermedad se tienen que animar a mantenerse activos y tienen que seguir disfrutando de los buenos momentos a pesar del cáncer.