diumenge, 18 de novembre de 2012

Posible terapia genética para recobrar el sentido del olfato


Se ha conseguido, por primera vez, restaurar el sentido del olfato en ratones mediante terapia genética. El logro es un rayo de esperanza para las personas que nunca han percibido olores, y quizá también para otras que perdieron su capacidad olfativa por alguna enfermedad.

 Haber encontrado una posible vía para curar la incapacidad permanente, desde el nacimiento, de detectar olores también puede servir para las investigaciones sobre otras enfermedades debidas a problemas con los cilios. Estos, que son proyecciones semejantes a pelos que se encuentran en la superficie de las células, están implicados en muchas enfermedades, que afectan por ejemplo a los riñones o a los ojos.

Los autores del estudio, de la Universidad de Michigan, advierten que deberá transcurrir aún bastante más tiempo antes de que su terapia genética sea validada como tal y se pueda aplicar en seres humanos. En principio, si todo marcha como se prevé, la terapia será más importante para las personas que han perdido su sentido del olfato debido a algún trastorno genético, en tanto que será menos aplicable a quienes lo perdieron debido al envejecimiento o traumatismos craneales.


El tratamiento ensayado consiste, esencialmente, en inducir, en las neuronas que transmiten el sentido del olfato, un rebrote de los cilios perdidos.

Todos los ratones del estudio tenían un grave defecto genético que afecta a una proteína llamada IFT88, provocando la falta de cilios.

Los investigadores insertaron genes IFT88 normales dentro de las células de ratón mediante la estrategia de inocularles un virus de la gripe común cargado con la secuencia normal de ADN necesaria para hacer rebrotar los cilios. El virus hizo su trabajo infeccioso habitual, pero también insertó esa secuencia vital de ADN en las células de ratón.
Catorce días después del tratamiento, ya estaba claro que los ratones habían recuperado su capacidad olfativa, al menos en un nivel razonablemente bueno.

Esta investigación es de gran interés para otras enfermedades causadas por falta de cilios.

En mi opinión es un gran avance ya que si estas investigaciones van más lejos y dan resultados positivos, serian muy útiles para curar a personas con perdidas de olfato e incluso de otra enfermedades relacionadas con la falta de cilios. 

Para ver la noticia completa pulsa "AQUÍ"

Las imágenes han sido extraídas de: Foto1 / Foto2


1 comentari:

Patricia Ibáñez Marín ha dit...

En mi opinión, es un estudio muy importante porque, aunque quizá, para nosotros no sea uno de los sentidos fundamentales como para los animales o como lo fue para nosotros en el pasado, sigue siendo uno de nuestros sentidos y, me parece importante que la gente que no pueda oler, lo recupere.
Además, yo conozco a una persona que se quedó sin poder oler nada después de un accidente y, se sentía muy frustrado por no poder oler lo que antes si podía.