dilluns, 24 d’abril de 2017

¿Puede un análisis de ADN predecir un infarto?

Realmente la pregunta debería ser otra ¿Nos sentimos seguros de asumir la vida sabiendo que podemos tener un problema pero que no tiene alternativa?

Hoy en día, se intentan averiguar propuestas como esta en el campo de la ciencia. Por esto, los científicos estudian todos los conocimientos sobre el genoma y sus aplicaciones para mejorarlo mediante la terapia génica.

Las parejas, conllevan con el tiempo a la gestación de un nuevo individuo. Esto quiere decir que los progenitores desarrollen una mezcla entre sus ADN que junto con las proteínas originen 23 pares de cromosomas; estos conllevan una información genética codificada por los genes. De los cuales tenemos una cantidad de 20.000 distintos.

Y gracias al avance de la ciencia, se puedan descifrar y con ello descubrir los fallos o las mutaciones que afecten al individuo.



¿PARA QUE TANTA INFORMACIÓN?

Puede ser de gran utilidad anticiparse para que de esta manera podamos prevenir futuros problemas de la salud.

Podría tratarse de distintos casos:

En primer lugar, el más conocido se trata de el cáncer.
En segundo lugar, por el defecto de un solo gen, es decir, las enfermedades monogénicas como la fibrosis quística o la hemofilia.
Y finalmente, enfermedades cardiovasculares y las infecciones.

Mayoritariamente los tratamientos suelen llegar tarde: cuando la persona afectada ya presenta síntomas. Por esto, un test de ADN podría utilizarse para impedir que la enfermedad se expanda y de esta manera también evitar que pase a la herencia de esta.

EN LA ENFERMEDAD Y LA SALUD

Realmente tener el genoma secuenciado puede ayudar a saber cuales son los puntos débiles y los problemas de salud que puede obtener, si no los ha presentado todavía y de esta forma tratarlos más. Aunque un investigador del CSIC advierte que  "una secuencia aporta información, pero no conocimiento". Ya que como bien dice un dietista-nutricionista, sobre la información obtenida "son incompletas y aún no ofrecen resultados fiables".

Por esto, la terapia génica se halla en fase de ensayos y pruebas clínicas. El primer tratamiento (Gendicine) fue en China, de la misma manera que el segundo (Oncorine). Mientras que en la Agencia Europea del Medicamento no se aprobó hasta 2012, cuando salió Glybera.

Primero se prueba in vitro, luego en animales y finalmente en humanos.

BÚSQUESE UN BUEN PSICÓLOGO

Podemos secuenciar el genoma y descubrir que sufriréis una dolencia para la cual no existe cura, en este caso el problema ocurre al no saber como afrontar la situación.
Incluso no se adquiere realmente con certeza absoluta.

Para más información pulse aquí.

Este artículo procede de el Bloque III 'Metabolisme I Autoperpetuació' del libro de Biología de 2º de Bachillerato.


1 comentari:

Clara Fuertes Campano ha dit...

Me ha parecido una noticia muy interesante ya que muchas de las enfermedades que se padecen aún tienen un origen desconocido. Y lo más importante, podríamos llegar a saberlo con la investigación y nuestro ADN ya que aquí reside toda nuestra información. Si pudiéramos llegar a saber si somos aptos para padecer una enfermedad concreta, esta se podría erradicar con tiempo y así evitar su aparición. Aquí dejo el enlace a un documental en youtube sobre el ADN y el código genético: https://www.youtube.com/watch?v=7QeOr0ukruE