divendres, 26 de maig de 2017

Las mitocondrias enseñan y el intestino aprende

El Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, han manifestado que el oxígeno que produce la actividad metabólica de las mitocondrias es indispensable para generar la defensa del sistema inmunitario que protege al intestino de la inflamación.
Este descubrimiento permite suponer que la regulación de la actividad de la enzima ATP sintasa de la mitocondria aporta una diana terapéutica para aquellas enfermedades que involucran la respuesta inmunitaria del tejido.
La mitocondria es conocida por la síntesis de ATP, energía que utilizan las células para realizar sus actividades. El flujo de la respiración mitocondrial está regulado por la ATP sintasa, la "turbina" que sintetiza el ATP, esta respiración puede estar impedida, lo que resulta en la producción de especies reactivas de oxígeno (ROS)
Para este trabajo, utilizaron ratones que expresaban el inhibidor fisiológico de la ATP sintasa en el intestino, este inhibidor, llamado IF1, se une a la "turbina" y bloquea la síntesis de ATP, por lo que las células del intestino tienen que activar la glucolisis, la cual es otra vía para obtener energía.
" Los ratones que expresan IF1 humano en el intestino son más resistentes al estímulo tóxico que genera colisis, porque los ROS generados por la mitocondria reclutan a las células de la inmunidad que contribuyen a resolver la inflamación. De hecho, si se amortigua la producción de ROS, se previene el efecto protector ejercido por la expresión de IF1" amplia Laura Formentini.
Si quieres leer la noticia entera pulsa aquí, noticia de la Agencia SINC.