diumenge, 7 d’octubre de 2012

VACUNA PARA EL ALZEHIMER

ENSAYARÁN EN HUMANOS UNA VACUNA CONTRA EL ALZEHIMER

Por primera vez una vacuna logra resultados exitosos en la prevención de la acumulación de depósitos en el cerebro que se cree causan Alzheimer.

La acumulación de proteína amiloide provoca daños en las neuronas que conducen a Alzheimer.
En los ensayos preliminares con humanos la vacuna demostró ser segura y no produjo efectos secundarios en los pacientes con Alzheimer.

Estos resultados, allanan el camino para llevar a cabo ensayos clínicos más amplios para confirmar la efectividad del fármaco.

Si se comprueba su eficacia,será un avance muy importante en la búsqueda de una cura para esta enfermedad degenerativa que, según la Organización Mundial de la Salud, ya se convirtió en la mayor epidemia global.

Aunque no se sabe con precisión qué es lo que causa Alzheimer, se cree que la enfermedad es provocada por la acumulación de una proteína -llamada beta-amiloide- que en lugar de descomponerse, como ocurre normalmente, forma placas tóxicas en el cerebro causando daño y muerte celular.

                                                   

Esto eventualmente provoca los problemas de memoria y otras incapacidades cognitivas que son los síntomas típicos de la enfermedad de Alzheimer.

Hace más de una década se probó por primera vez una vacuna, pero los resultados en humanos mostraron graves efectos adversos y el estudio fue suspendido.

Ahora, la nueva vacuna -llamada CAD 106- mostró por primera vez que sus efectos pueden ser bien tolerados por los humanos.

El fármaco actúa estimulando al sistema inmune para que desarrolle una respuesta de ataque contra la formación de la proteína amiloide en el cerebro.

Ya se ha ensayado en ratones con buenos resultados. Al abrirlos después de muertos se vio que la cantidad de proteínas beta-amiloides se habían reducido. Además,también habían mejorado sus funciones cognitivas. Estas se miden al poner a prueba la capacidad de los animales para salir de un laberinto, y se basan en que existen modelos de roedor con la enfermedad muy similar a la que se da en humanos. En cualquier caso, habrá que ver qué pasa en personas, ya que no sería la primera vez que un preparado que parece que funciona en animales no lo hace en humanos. Y las capacidades cognitivas de las personas son muy superiores, así que una de las cosas que habrá que medir es cuánto se recuperan,

Ahora viene la verdadera prueba para descubrir si el tratamiento es efectivo para combatir la enfermedad de Alzheimer.

La técnica se llama hemoféresis y consiste en extraer sangre de los pacientes. De ella, la parte sólida (glóbulos) se reinyecta, y se trabaja con el plasma. Sería algo parecido a una diálisis, pero en vez de proceder a hacer un recambio de todo la sangre, se separa solo una pequeña cantidad de plasma (800 mililitros) y se sustituye por una solución de albúmina al 5% o inmunoglobulina intravenosa, dos de las principales proteínas del plasma. Estas serían las encargadas de movilizar y destruir las proteínas beta-amiloide. Puede hacerse de forma ambulatoria (sin necesidad de ingresar al paciente durante horas).

En la investigación,todos los individuos mostraban las primeras etapas de Alzheimer, de leve a moderado.

Los pacientes fueron divididos aleatoriamente en dos grupos: en uno recibieron tres inyecciones de la vacuna CAD 106 y en el otro tres inyecciones de un placebo.

                                                         

La vacuna tiene un diseño muy sencillo: se trata de estimular el sistema inmunitario utilizando como activador (el antígeno) fragmentos de la beta-amiloide. De hecho, ya se ha visto que las defensas tienden a reaccionar ante la presencia de esta molécula, pero "de una manera insuficiente. Esta aproximación tiene una doble propiedad: puede ser preventiva, pero también terapéutica. En teoría puede servir antes de que aparezca el deterioro, o después.

Al final del ensayo de tres años, los análisis de sangre de los participantes mostraron que 80% de los participantes que habían recibido las inyecciones de CAD 106 tenían niveles más altos de anticuerpos, los cuales los habían protegido contra la formación de placas amiloides.
Algunos participantes experimentaron efectos secundarios leves, como síntomas similares a los de un resfriado o una erupción en el sitio de la inyección.

Pero ninguno experimentó efectos secundarios graves vinculados al fármaco.

Tal como señalan los investigadores, estos resultados indican que el tratamiento es seguro y bien tolerado para uso en humanos y ahora deberán confirmarse sus efectos positivos en ensayos clínicos más amplios.

También deberá mostrarse si la vacuna, además de prevenir la formación de placas amiloides, puede mejorar las funciones cognitivas de los enfermos de Alzheimer.

Las placas amiloides comienzan a formarse antes de aparezcan los síntomas de la demencia,por lo tanto ,cualquier tratamiento será más efectivo si es suministrado en las primeras etapas de la enfermedad.

                                                                


WEBGRAFÍA
http://sociedad.elpais.com
www.bbc.co.uk
www.europapress.es