dimarts, 17 de novembre de 2009

Hacia el ladrillo ecológico


Hoy en día la construcción se intenta combinar con un gasto energético e impacto ambiental bajo, como resultado de esto surge la arquitectura bioclimatica. Una ventaja de que se dispone actualmente son las nuevas tecnologias que ayudan a alcanzar con mas facilidad el objetivo de la arquitectura bioclimatica.
Como ejemplo de este tipo de estas viviendas podemos destacar las que están orientadas de forma que pueda incidir mas luz en el interior, las que aprovechan las corrientes para la ventilación o las que poseen ventanas con doble cristal para reducir la entrada o salida de calor (según se requiera).

Ademas con el fin de reducir el impacto ambiental se ha aprobado una normativa según la cual las construcciones a partir del 2019 deberán ser autoeficientes reduciendo así la energía empleada y el impacto. Este cambio y otros se han cumplido en el CTE aprobado en 2006 que sustituye al del 1979. Los cambios principales son la necesidad de un sistema de ventilación para mejorar la calidad del aire dentro de las viviendas y un sistema de aislamiento térmico, es decir, el uso de placas fotovoltaicas que usen energía solar entre otros. Hay que tener en cuenta que estas son unas medidas exigidas por la normativa y que las tecnologias que se usaran para hacerlas realidad esta en manos de los proyectistas. Cuando se realicen estas construcciones se prevé la reducción de energía de los edificios entre un 30% y 40% al igual que las emisiones de CO2 en un porcentaje entre 40 y 55% según la IDEA.

Otro proyecto, también con el fin de reducir la energía empleada por los edificios, es el proyecto AFRISOL fruto de la cooperación entre varias empresas constructoras, tecnológicas y universidades apoyadas por varios gobiernos de la UE y el Ministerio de Educación y Ciencia. Este proyecto se basa en construir edificios que ahorren mas del 80 y 90% de la energía convencional mediante energía solar y de biomasa.

noticia original aqui