dimarts, 8 de desembre de 2009

Bajo peso al nacer asociado a trastornos del desarrollo

Déficit de atención, peor movilidad y menor habituación al medio son trastornos neurológicos que afectan a bebés de bajo peso

Hasta ahora, el riesgo de desarrollo neurológico sólo se tenía en cuenta en menos del 1% de los bebés. Éste es el porcentaje de niños que nace con formas graves de crecimiento y, de hecho, están bajo vigilancia porque en general se corresponden con nacimientos prematuros. Los trastornos del desarrollo neurológico afectan a un 10% de la población infantil. Dos terceras partes de estas alteraciones podrían explicarse por enfermedades o problemas en la vida fetal, aunque la identidad de estos es poco conocida. Algunos de los trastornos neurológicos que afectan a los bebés de bajo peso, en comparación con las capacidades de recién nacidos con un peso normal, son déficit de atención, menor habituación al medio y peor movilidad.

Un estudio realizado por investigadores del Hospital Clínic de Barcelona y del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (IDIBAPS) demuestra que el riesgo de retraso neurológico es posible incluso cuando las pruebas actuales de control son normales. El trabajo cuestiona la utilidad de la eco-Doppler de la arteria umbilical, una técnica que analiza las características del flujo en los vasos sanguíneos y en los tejidos, utilizada para distinguir un feto con retraso del crecimiento real de otro que es pequeño, aunque sin problemas de desarrollo neurológico.
Los investigadores, que han publicado el estudio en la revista "Pediatrics", reclaman un nuevo tipo de exámenes que puedan detectar a estos bebés de riesgo. Además, los resultados confirman una hipótesis sugerida desde hace años por los propios expertos del Hospital Clínic: una parte de los trastornos neurológicos en niños pueden explicarse por formas leves de bajo peso.


Algunos factores pueden causar un retraso en el crecimiento del feto: los bebés con anomalías congénitas o cromosómicas se relacionan a menudo con el bajo peso al nacer; también los problemas de la placenta, que pueden impedir que el suministro de oxígeno y los nutrientes sean los adecuados para el feto, o determinadas infecciones durante el embarazo.
Otros factores de riesgo en la madre que pueden contribuir a esta limitación en el peso: embarazos múltiples anteriores, mala nutrición, enfermedad cardíaca o hipertensión arterial, tabaquismo, drogadicción, abuso de alcohol, exposición al plomo, cuidado prenatal insuficiente y ser menor de 17 años o mayor de 35.

BENEFICIOSA LACTANCIA

Los bebés con bajo peso al nacer suelen ser niños irritables que les cuesta succionar de manera óptima durante la lactancia, por lo que las madres dejan pronto de darles el pecho. Sin embargo, es muy beneficioso para ellos y debe fomentarse. La madre puede sentirse angustiada y preocupada, puesto que la tarea es más complicada, pero hay que mantener el contacto constante con el bebé: tocarle, acariciarle y hablar; así se le aporta, además de afecto, un estímulo imprescindible para la lactancia.

2 comentaris:

Iván ha dit...

Noticia de gran interés, ya que trata el tema de los recien nacidos y sugiere echar un vistazo a esa cantidad de bebés que nacen con problemas relacionados con el peso. Por un lado, si existen dudas sobre los exámenes del cordón umbilical realmente hay que llegar a una conclusión para saber si estos son eficientes realmente.Por que hay que plantearse dos cuestiones:¿Que dificultades van hacer padecer a esas criaturas?¿Estan dispuestos los padres a asumir ese riesgo? De esta manera, se busca una respuesta que haga la vida más facil a esas familias.Por otro lado , se aconseja a madres principlamente, pero también a padres dejar los malos vicios que puedan resultar perjudiciales o propensos a estas enfermedades.Es decir, hay que comenzar a concienciarse y antetodo finalmente poner de su parte para ayudar en la progresión del bebé.

Rafa Dep.BioGeo ha dit...

No has deixat enllaç a la notícia, i està pràcticament opiada tota de la següent adreça:
http://www.consumer.es/web/es/salud/problemas_de_salud/2009/12/07/189694.php