diumenge, 6 de desembre de 2009

nuestro sueño, a fondo











Dicen que pasamos casi una tercera parte de nuestra vida durmiendo (unos 23 años aproximadamente). Dormir bien o mal puede influir en nuestra vida habitual, convirtiéndola en un auténtico martirio de estrés y cansancio. Además, para mucha gente la hora de dormir es la más esperada del día, después de día duro en el trabajo o de un esfuerzo físico importante.

Sin darnos cuenta, el sueño es uno de los factores mas importantes de nuestra vida y puede afectar a esta profundamente. Puede convertir a la persona más amable en un ser irritable y molesto, o hacer del mas puntual de los trabajadores un miembro mas del paro después de llegar tarde al trabajo. Poniéndonos trágicos, puede incluso hacer que el mejor conductor tenga el peor de los accidentes.

Viendo todo esto y concienciados ya de lo que cambian nuestras vidas esas 8 horas de descanso diario, viene la pregunta. ¿Que sabemos del sueño?

Obviamente es imposible saberlo todo del sueño. Todas las enfermedades ligadas a el (narcolepsia, sonambulismo, o insomnio son las mas conocidas), las fases del sueño (REM y aquellas sin movimientos oculares rápidos), e incluso los sueños, fantasías que tenemos durante el acto de dormir, y sus interpretaciones.
La gente normalmente conoce algunas de estas cosas pero muchas nos resultan desconocidas y sorprendentes.
















Pues bien, viendo lo importante y desconocido que es el sueño para nosotros, es natural que se realicen numerosos estudios par aprender un poco más sobre que hacemos durante el sueño y como ocurren esas cosas. De entre todos estos estudios, recientemente se han realizado un par que me gustaría resaltar.

Uno de ellos trataba sobre la posibilidad de tener pensamientos oníricos mientras se sufre un episodio de sonambulismo o terror nocturno, es decir, que se puede soñar. El estudio afirma que esta actividad onírica es muy corta y de contenido desagradable (terror, miedo...) y puede tratarse del final de un sueño largo que se olvida al despertar o de un sueño instantáneo creado justo antes de despertarse.

El otro estudio se centraba mas en la actividad cerebral durante el sueño. Dicho estudio confirmaba que mientras dormimos el cerebro procesa los recuerdos acumulados durante el día y, además, que en la etapa de sueño profundo podemos captar sonidos que nos ayudan a fijar esos recuerdos de una forma u otra. Este estudio se realizo sobre unas personas que despiertos, como es natural, debían relacionar unos objetos, en un ordenador, con un punto aleatorio. Cada objeto llevaba un sonido asociado y durante el sueño, se les emitía ese sonido para que recordaran la ubicación de cada uno de los objetos en la pantalla. Dicho estudio demostró que aquellos que si que habían escuchado los sonidos colocaban los objetos de forma mas precisa que los que no.

En conclusión, la finalidad de todos estos estudios es empezar a ver una mínima perspectiva de esa etapa de nuestra vida que es el sueño, muchísimo mas importante de lo que todos creemos y con la capacidad, como ya hemos visto antes, de cambiar nuestras vidas de una manera espectacular.

Fuentes: sinc1 , sinc2

2 comentaris:

Rafa Pallarés ha dit...

Esta noticia la podriamos enlazar con algo que nos comentó nuestra compañera Inma en Biología humana, quien comentaba problemas en los transtornos del sueño.

Encuentro este link que podria instruirnos http://www.psicologia-online.com/formacion/online/psicopatologia/tsuenyo/tsuenyo.htm

Por cierto Gran articulo Alejandro

alex ha dit...

Cierto, buen articulo, se debería prestar mas atención a cosas como el sueño ya que puede que las consideremos tan básicas que ni siquiera necesitamos saber de que forma lo hacemos o porque hay trastornos del sueño. También me parece algo difícil de estudiar y mas dedicado a la psicología ya que el sueño esta mas ligado al subconsciente, algo verdaderamente abstracto.