divendres, 24 d’octubre de 2008

¿Un aliado o una víctima del VIH?

Un grupo de investigadores españoles han descubierto una vía de entrada que utiliza el virus para infectar a nuestro sistema inmune: Las células dendríticas.

Estas maduran al capturar el agente infeccioso y degradan el virus, una vez hecho esto el invasor es presentado ante los linfocitos quienes finalmente lo eliminan. Pero en el caso del VIH ocurre algo muy distinto ya que este entra en gran cantidad a las células dendríticas y se acumula en ellas sin ser degradado. El virus se aprovecha de la misma vía de entrada a las células dendríticas que tienen unas partículas, llamadas exosomas, las cuales han sido generadas por el propio sistema inmune para aumentar la información sobre el tipo de agente infeccioso que esta atacando, es decir, utiliza un mecanismo existente a su favor.

En azul la célula dendrítica madura,
que tras haber capturado grandes cantidades del VIH
(en verde) se lo está transfiriendo al linfocito T (en rojo).

El virus se esconde en las células maduras y de ahí, sin haber sido atacado, infecta a los linfocitos T y los ganglios linfáticos, los cuales constituyen nuestro sistema inmunológico.

Este descubrimiento constituye un gran avance porque a partir de aquí, se puede empezar a diseñar terapias para frenar la entrada del VIH pero sin afectar a los exosomas o también buscar alguna manera para que las células dendríticas degraden y presenten ya muy reducido al agente infeccioso a los linfocitos T.
Esta noticia salió publicada en el mundo el 23.10.2008 por Isabel F. Lantigua

1 comentari:

LiA ha dit...

Crec que aquest descobriment ajudarà amb la prevenció del SIDA, i la veritat que els paisos pobres són els que més ho necessiten.

Ara falta saber si es pot curar el Sida, cosa que hui en dia no pareix tan impossible com feia uns anys, quan els portadors del VIH necessitaben prendre més de 15 pastilles diaries...

Gràcies per l'aclaració baix de la foto. Molt bé!