diumenge, 19 de febrer de 2017

Posible solución a la diabetes

Los enfermos de diabetes viven con el inconveniente de que su páncreas no elabora insulina de forma natural. A causa de la enfermedad, se destruyen las células islote, encargadas de que el páncreas produzca la insulina que regula los niveles de glucosa en la sangre.

Sin embargo, los diabéticos podrían llevar una vida más tranquila sin estar pendientes de las inyecciones gracias a una investigación cuyos resultados fueron publicados el pasado 13 de febrero en la revista Nature Communications.

Esta investigación, dirigida por Francesca Spagnoli y realizada por científicos del Centro Max Delbrück de Medicina Molecular en Berlín, consiste en la modificación genética de células del hígado de modo que actúen como las células islote del páncreas. Lo que se pretende, por tanto, es modificar el comportamiento de las células del hígado para que colaboren en que el páncreas vuelva a producir insulina. La meta se ha logrado debido a la modificación del gen TGIF2, activo en el tejido del páncreas pero no en el hígado.

Nuria Cerdá-Esteban, investigadora española del equipo de Spagnoli, llevó a cabo un experimento con ratones, del que concluyó que las células del hígado, al recibir copias del gen TGIF2, se comportaban como células del páncreas, primero perdiendo las capacidades hepáticas para después acabar adoptando características de las células islote.

Puesto que el resultado fue favorable ya que los niveles de glucosa de los ratones mejoraron de forma natural, el siguiente paso es aplicar el procedimiento a los seres humanos, tarea complicada pero posible en unos años.


Puedes entrar al enlace original de la noticia aquí