dijous, 23 de febrer de 2017

El lazo que une estrés e infarto.



Hay más lazos que relacionan el estrés con el infarto. De hecho, los médicos saben que el corazón y el cerebro se resisten con la presión y las tensiones.


En 2008, un estudio de la Universidad de Cambridge demostró que las crisis bancarias disparan las muertes por problemas de corazón. La preocupación por los ahorros de toda una vida puede aumentar un 6,4% de los fallecimientos por infartos. 
Resultat d'imatges de amigdala
Una investigación publicada en el último número de la revista The Lancet señala que la actividad de la amígdala, una parte del celebro involucrada en el manejo de las emociones, puede ser útil para predecir la posibilidad de padecer un problema cardiovascular. Unos de los factores de riesgo cardiovascular importante son la hipertensión o el tabaquismo. 


Para llevar a cabo su trabajo, los investigadores sometieron a 293 individuos sin problemas cardiovasculares. Después, registraron durante casi 4 años cualquier problema cardiovascular experimentado en los participantes. Durante el seguimiento unas 22 personas habían sufrido un ictus, infarto o una angina. Los investigadores de la Universidad de Harvard comprobaron que los que presentaban una mayor actividad amigdalar tenían también un mayor riesgo de padecer antes un problema cardiovascular. 

A la espera de nuevos resultados, los autores de la investigación sugieren que es importante que los médicos tengan en cuenta la necesidad de abordar los problemas de estrés cuando los detecten en la consulta. 

Para más información, pinche aquí