divendres, 15 de gener de 2010

EL GRAN ENGAÑO


Probablemente habréis oído (o leído) cómo mucha gente apoyaba la energia nuclear y cómo dicha gente hablaba sobre las "maravillas" que ésta puede hacer. Pues bien, también estoy seguro de que esta gente no habrá nombrado ciertas "cosillas" que se han guardado con una clara intención: ocultaros una verdad tan grande cómo incomoda.

La energia nuclear es, ante todo, una forma de energia no renovable y depender de ella no es sino taparnos los ojos y dejar de preocuparnos por el futuro, ya que las reservas de uranio necesarias para su existencia se agotaran en cuestión de décadas, cuando resulta que organizaciones cómo Greenpeace han denunciado que usando solo energias renovables se generaría energía suficiente cómo para abastecer diez veces España.

Sin embargo, el grueso de la posición antinuclear no radica solo en las reservas de uranio, ya que el factor económico cae por su propio peso: el uranio que necesita España para hacer funcionar una central nuclear proviene forzosamente del exterior del país, lo que se traduce en un coste de transportación que no resulta barato. También hay que nombrar el elevado coste que supone la construcción de una central nuclear, y que los puestos de trabajo creados con estas centrales pueden perfectamente crearse con otros tipos de centrales.

Pero, sin duda, el mayor argumento en contra de esta energia es, simple y llanamente, la salud.

Las centrales nucleares generan una cantidad importante de residuos tóxicos, los cuales son a dia de hoy impossibles de eliminar y acaban en fossas marinas, para asombro de todo aquel mínimamente concienciado con el medio ambiente. Dichos residuos suponen además un auténtico peligro para la salud pública, no olvidemos las consecuencias del desastroso caso Chernóbil en el que murieron miles de personas y decenas de miles quedaron marcadas para siempre por la radiación.

En fin, se mire por donde se mire está claro que el futuro de España o de cualquier país no debe pasar nunca por la energia mas contaninante del planeta.