divendres, 22 de gener de 2010

LA PURA VERDAD



¿Por qué negar lo evidente? Nada en el mundo proporciona tanta energia y, por consiguiente, tanta capacidad de abastecimiento cómo la preciada energia nuclear.
Esta energia, tan injustamente criticada, brinda a todo aquel dispuesto a escucharla electricidad segura, sin sorpresas desagradables cómo subidas inesperadas.
Pero lo nuclear, como todo en esta vida, no es perfecto y tiende a producir residuos radioactivos.
Es en ese momento cuando entran en acción los recientemente famosos cementerios nucleares; estructuras con forma de almacén, cien por cien seguras y especialmente preparadas para cumplir su objetivo: la importantísima función de mantener sellados dichos residuos.

Desgraciadamente, numerosas personas ven causas de alarma con esto, ya que consideran dichos emplazamientos inseguros o incluso altamente peligrosos para la salud pública, siendo esta actitud ciertamente cuestionable, ya que no ofrece ninguna solución real. Además, la ridículez de esta postura queda demostrada con las recientes informes en torno a la polémica por los cementarios nucleares en España. Las noticias son claras: cada vez más municipios se están inscribiendo en el sorteo por el cementerio nuclear, al haberse dado cuenta del inmenso provecho que se puede obtener del trato ofrecido por el gobierno, nada más y nada menos que millones de euros y cerca de 500 puestos de trabajo que pueden ser para Ascó, Yebra, Zarra o cualquier otra localidad que tenga la suerte de ser elegida.

Por si se tienen dudas sobre la energia nuclear y todo lo relacionado con ella, aconsejo visitar la página web yosoynuclear para disipar dichas dudas.