dilluns, 25 de gener de 2010

nuevo tratamiento de la leucemia

Una de las mayores enfermedades de nuestra era es el cáncer. Se puede mostrar con distintas máscaras, todas ellas extremadamente dañinas para nuestro cuerpo.
Aunque los intentos por prevenirla y, si esto no es suficiente, detenerla son notables, ni siquiera la focalización de los medios médicos ha sido suficiente para erradicar por completo la enfermedad.

En cuanto a las variedades del cáncer, me centrare en este post en el “cáncer de sangre”, conocido por todos como leucemia. Esta es la causa mayoritaria de cáncer infantil y posee una mortalidad muy elevada.

Hoy mismo hemos recibido una charla de un medico especializado en hematología, la cual complementa perfectamente este post. En dicha charla se ha hablado sobretodo del trasplante de precursores hematopoyéticos (células que en su maduración se convierten en células sanguíneas) y de la quimioterapias como tratamientos para eliminar una leucemia. Este era un proceso complicado y cuya efectividad no siempre estaba asegurada (dependiendo de si la célula madre leucémica era resistente al tratamiento).




















De entre ese transplante de precursores hematopoyéticos, habían varias opciones de donde extraerlos. Una de ellas (para mi la mas curiosa) se trata de la extracción de las células a partir de sangre del cordón umbilical. Este método ha sufrido cambios hace poco tiempo.
El mayor problema de esta forma de trasplante es que el número de células madre pluripotentes (las que se buscan para producir otras células sanguineas) es muy reducido y por eso se utilizaba mayoritariamente en tratamientos a bebes, aunque también se puede emplear en adultos de poco peso (cuantos más kilos, más células se necesitan).Este contratiempo se puede salvar con una técnica reciente, aun en periodo de prueba, que consiste en inocular sobre el cultivo de estas células una proteína que produce una sorprendente multiplicación de precursores hematopoyéticos unas 164 veces por encima de la media. Además de evitar así la falta de células, se cubre otro problema del trasplante de médula como es el rechazo o incompatibilidad entre donante y receptor.





















Otro nuevo tratamiento es un medicamento que ataca directamente una de las proteínas desencadenantes del proceso leucémico. Sin embargo, esta medicina no causa ningún daño en el sistema inmunitario del receptor, como otros similares si causan. Por si era poco, también se ha observado que potencia el efecto de otros tratamientos anticancerigenos.

El último articulo del que hablare no es en si un tratamiento. Habla de un componente de algunos alimentos como las frutas y hortalizas, la apigenina, un flavonoide que ha mostrado cierto poder anticancerígeno (aunque afecta negativamente al tratamiento de quimioterapia).

En conclusión, cada día se descubren nuevas vías para atacar un mal que afecta sobretodo a los más pequeños y estos nuevos tratamientos podrían agilizar su cura, algo que mucha gente ansia ver.


Fuentes: sinc , sinc2 , 7dias