dimarts, 26 de gener de 2010

Suplemento de coenzima Q10 contra la fatiga física


Los estudios avalan que aumentaría la tolerancia al esfuerzo e impediría la merma del rendimiento deportivo por fatiga. Diversos centros de investigación de medicina del deporte han estudiado el papel de la coenzima Q10 como ayuda ergogénica para incrementar el rendimiento físico entre deportistas. Quienes practican ejercicio intenso y de alto rendimiento, recurren a estos suplementos por su efecto positivo en el alivio y la prevención de la fatiga física. Es una coenzima elemental de todo el cuerpo, que les permite maximizar la obtención de energía a partir de la oxidación de los nutrientes de los alimentos.

Las coenzimas son moléculas indispensables para realizar reacciones enzimáticas en el cuerpo (respiración, digestión, obtención de energía o depuración). Pero su concentración no es uniforme. El corazón, el hígado y los músculos son los órganos que más energía necesitan para trabajar y que más coenzima Q10 contienen. El organismo la obtiene de alimentos como el pescado, aceites de pescado, nueces y carnes, junto con la transformación de otras coenzimas.


Función energética y antioxidante.
La coenzima Q10 forma parte de las membranas de las mitocondrias, los orgánulos celulares encargados de la producción de la mayor parte de la energía que requiere el organismo. En la mitocondría se produce ATP , una molécula encargada de ceder la energía necesaria a todos los procesos celulares que la requieren, como la contracción y la relajación muscular. A la coenzima Q10 se le adjudica una potente acción antioxidante. Cede electrones para neutralizar los radicales libres y actuar contra las sustancias oxidantes que se generan en el organismo por la respiración o que llegan al organismo desde el exterior.

La práctica de ejercicio en calidad de aficionado, y más como deportista de alto nivel, genera una sobrecarga de radicales libres a consecuencia de una respiración más rápida. Este mayor efecto oxidante puede traducirse en daño celular y alteraciones funcionales diversas, como la sobrecarga muscular y, por consiguiente, la merma del rendimiento deportivo.
Aunque los niveles de ubiquinona aumentan en los tejidos con el ejercicio físico intenso como mecanismo de adaptación, una forma segura y eficaz de amortiguar y frenar el efecto perjudicial de los radicales libres es aumentar la presencia en el organismo de antioxidantes. La toma de coenzima Q10 se suma a otros suplementos y alimentos antioxidantes y es positivo para los deportistas.


Componente antifatiga
La fatiga es la manifestación universal del agotamiento de la energía mitocondrial y, por ende, del envejecimiento de los organismos. La debilidad de la funcionalidad de los órganos es inherente a la edad; el corazón, los riñones, el cerebro y demás órganos de las personas mayores es menos funcional y menos eficiente en sus acciones. También se siente más la fatiga cuando se exige un trabajo extraordinario y continuo a los órganos que más energía consumen, como el corazón y el músculo. El mecanismo principal por el cual la coenzima Q10 protege contra el agotamiento celular consiste en que su ingesta extra mantiene la energía mitocondrial.


Tipos de suplementos
La coenzima Q10 adquiere dos formas, ubiquinona y ubiquinol. Ambas tienen funciones específicas. Mientras el ubiquinol es un donante de electrones, la ubiquinona es un aceptor de electrones. Los electrones que dona el ubiquinol sirven para neutralizar la acción dañina de los radicales libres y otros residuos oxidantes (peróxidos). Este potente y efectivo resultado antioxidante no lo tiene la ubiquinona; se ha comprobado que se necesita una elevada concentración de esta última para observar una acción antioxidante significativa semejante a la que produce el ubiquinol. Además, se ha comprobado que el ubiquinol es capaz de regenerar el alfa-tocoferol (la forma antioxidante de la vitamina E), aspecto que duplica su acción antioxidante.

Coenzima Q10 y corazón. Estudios recientes ponen de manifiesto que, en personas con afecciones del corazón, el consumo de cantidades adecuadas de la coenzima Q10 contribuye a una mejora en la captación de oxígeno, la función cardíaca y la resistencia al esfuerzo. Los análisis clínicos realizados con pacientes cardiacos han mostrado que estas personas tenían niveles más bajos de coenzima Q10.

NOTiCIA AQUI