dimarts, 1 d’abril de 2008

Nuevo fármaco contra el sida en España

Ya se ha empezado a subministrar en los hospitales de España un nuevo fármaco contra el sida. Este medicamento llamado raltegravit es capaz de bloquear el virus inhibiendo la acción de la integrasa, la única de las tres enzimas que usa el VIH para reproducirse e infectar nuevas células para la que hasta ahora no había tratamiento.
Esta hecho para los pacientes que son resistentes a las anteriores terapias.

Raltegravit ha superado con éxito los ensayos clínicos y ha demostrado su rapidez de acción contra el virus del sida ya que puede lograr el control completo del VIH en las primeras cuatro semanas en el mismo porcentaje de pacientes que otros fármacos logran a los tres o seis meses, y su seguridad porque no tiene efectos tóxicos.

Esta nueva vía de actuación contra el VIH es, según los expertos, el avance más significativo en el tratamiento del sida en los últimos 12 años. Y afirman que este fármaco es solo el primero de una familia de medicamentos contra el sida.

Enlace

2 comentaris:

marta ha dit...

La ciencia avanza muchísimo día tras día,si es cierto todas las ventajas que se proponen en este nuevo fármaco, a por ello. Que sea puesto en práctica y esperemos q sus resultados sean tan favorables como lo esperado. Es una alegría encontrar mejoras en los tratamientos de estas enfermedades como el sida.

alba ha dit...

Interesante!!!Esperemos que este gran avance se ponga en practica y pueda ayudar a muchas personas.
Ya que sida hoy en dia es una enfermedad abundante y peligrosa en el mundo.
Todos conocemos la palabra SIDA, pero en realidad la mayoria no sabemos muy bien en que consiste, y por eso he buscado información, cosa que antes no habia hecho per al leer este post me interesado.
Y he visto que muchas cosas de las que pone en la informacion, esta relacionado con diferentes cosas que hemos estado viendo a lo largo del curso.

El SIDA consiste en la incapacidad del sistema inmunitario para hacer frente a las infecciones y otros procesos patológicos, y se desarrolla cuando el nivel de Linfocitos T CD4 desciende por debajo de 200 células por mililitro de sangre.

Normalmente, los glóbulos blancos y anticuerpos atacan y destruyen a cualquier organismo extraño que entra al cuerpo humano. Esta respuesta es coordinada por un tipo de células llamados linfocitos CD4. Desafortunadamente, el VIH ataca específicamente a las células que expresan el receptor CD4, una de las más importantes son los linfocitos T CD4+ y entra en ellos. Una vez dentro, el virus transforma su material genético de cadena simple (ARN) a uno de cadena doble (ADN) para incorporarlo al material genético propio del huésped (persona infectada) y lo utiliza para replicarse o hacer copias de sí mismo. Cuando las nuevas copias del virus salen de las células a la sangre, buscan a otras células para atacar. Mientras, las células de donde salieron mueren. Este ciclo se repite una y otra vez.
Para defenderse de esta producción de virus, el sistema inmune de una persona produce muchas células CD4 diariamente. Paulatinamente el número de células CD4 disminuye, por lo que la persona sufre de inmunodeficiencia, lo cual significa que la persona no puede defenderse de otros virus, bacterias, hongos y parásitos que causan enfermedades, lo que deja a la persona susceptible de sufrir enfermedades que una persona sana sería capaz de enfrentar, como la neumonía atípica y la meningitis atípica