dimecres, 3 de març de 2010

a corazón abierto

El tema de clase de biología humana, el sistema circulatorio, te enseña la gran cantidad de problemas que puede padecer el corazón.



















Anginas, infartos, taquicardias, estamos indefensos ante tanta enfermedad y solo podemos cuidarnos para evitar que aparezcan y mantenernos siempre alerta ante dichas situaciones de riesgo, que mal llevadas pueden terminar de forma fatal.

Sin embargo la ciencia nunca se conforma con vivir en la duda y busca nuevas formas de evitar este tipo de problemas. Investiga cual puede ser el origen y como se solucionan las enfermedades del corazón con la intención de disminuir su riesgo y frecuencia.

De entre todos los estudios, me resultaron interesantes unos realizado hace poco.

Uno de ellos se centraba en una molécula situada en la superficie de las células del corazón, capaz de causar insuficiencia cardíaca. Las moléculas en cuestión son un tipo de receptores de membrana (receptores adrenérgicos) que se encargan de recibir ciertas sustancias que actúan e influyen en el funcionamiento de este órgano.

El problema encontrado en este tipo de receptores no se halla en su estructura o composición, sino en su situación sobre la membrana celular. Pruebas realizadas en diversos animales indican que cuando se acumulan en unas grietas llamadas “túbulos transversales” el funcionamiento era normal y no pasaba nada. En cambio, cuando se encuentran repartidas por toda la superficie celular es cuando producen ese mal de insuficiencia cardíaca.

La razón; que al encontrarse más aisladas en las grietas dichas antes, su campo de recepción de transmisores es más específico a regiones de las células. Pero cuando están por toda la célula, producen y reciben señalizadores de forma mas confusa pudiendo alterar las señales magnéticas del corazón.

Por tanto, si este estudio se aplicara a personas, podríamos ver cuales son especialmente propensas a las insuficiencias cardíacas y así comenzar medidas de prevención.

La otra noticia hablaba de las paradas cardíacas en niños y la actuación consiguiente.
Este estudio ha demostrado que el mejor procedimiento posible es el de la reanimación cardiopulmonar (RCP) ya que le da más posibilidades de sobrevivir. Dependiendo del tipo de parda que haya sufrido (por causa cardíacas o no) la actuación sera distinta; si es por causas no cardíacas será más efectivo el sistema RCP con boca a boca que solo con compresión torácica, pero si es por causa cardíaca ambas modalidades tiene el mismo efecto.





















Así que, debería potenciarse el aprendizaje de este tipo de técnicas en gente que trate con niños, ya que su uso puede decidir la vida de un chico que padezca este problema.

Con que, para finalizar, poco a poco se van descubriendo nuevas formas de afrontar y prevenir los problemas del corazón, permitiéndonos sentirnos más seguros frente a este tipo de males, que por desgracia, son más comunes a cada día que pasa.

Ejemplo de RCP:



Fuentes: sinc1 , sinc2