dissabte, 6 de març de 2010

¿Una dieta muy salada?


El consumo de sal en España es el doble de lo recomendado por la OMS ,5 gramos, mientras que nosotros consumos 9,7 gramos .Este hecho deja a relucir la mala alimentación que tenemos . Todo esto lo han analizado mediante dos estudios que encargó Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

En el primer se centro en el estudio del consumo de sal en la población española y principales fuentes alimentarias de sodio , y el segundo se centro en analizar más de 1.500 alimentos para comprobar su nivel de sal, los resultados fueron que los alimentos con el contenido en sal más alto son: pan, pan especial, lácteos sus derivados , embutidos y platos preparados.


Como he dicho al principio el resultado de este estudio es alarmante ya que el 80% de la población española consume más sal de la que debe ; y esto puede llevar a una hipertensión arterial que puede acabar dando lugar a enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovascular. Según otro estudio realizado en el 2009 en América por la Asociación Americana del Corazón concluye diciendo que reduciendo la cantidad de sal de 9.7 a 6.5 la presión baja de media en seis semanas de 146/91 a 141/88 mmHg.


Con este estudio se ha comprobado que los alimentos más típicos de la dieta española son los que más sal contienen ; por eso desde España, y a través de la Estrategia NAOS, se siguen distintas prácticas de reducción de sal en los alimentos. La más reciente afecta al pan, La Confederación Española de Organizaciones de Panadería (CEOPAN) y la Asociación Española de Fabricantes de Masas Congeladas (ASEMAC) se comprometieron en 2005 a reducir en los siguientes cuatro años el contenido de sal en el pan. la reducción ha sido de un 25,9%. Este proceso se ha llevado poco a poco por lo tanto los consumidores no han notado el cambio.


Esta serie de estudios se han realizado en el resto del mundo con conclusiones similares en cuanto al contenido en sal de los alimentos y el nivel ideal que deberían llevar.
Noticia del día 5 de Marzo del 2010.

1 comentari:

martaquerol ha dit...

Es curioso porque cuando aún somos bebes rechazamos la sal sin embargo, tal y como crecemos nos vamos acostumbrando a ella hasta el punto de no poder comer si el alimento que vamos a ingerir no contiene sal. Como todo, la sal es buena en su justa medida, por eso creo que desde pequeños tenemos que acostumbrarnos a tomarla en dosis muy pequeñas.

Aquí dejo un enlace de un video.
http://www.youtube.com/watch?v=wYbd6jszqGI