dilluns, 10 de maig de 2010

clases para linfocitos

Siguiendo con la locura “linfocítica” de mis dos últimos posts (aquí y aquí), esta vez hablaré de los linfocitos T, pero centrándome en otro tipo de este heterogéneo grupo celular.

En el timo, órgano del cuerpo situado en la parte posterior del esternón desde donde actúa madurando los linfocitos de tipo T y especificándolos para que cumplan su función determinada dentro del complejo sistema que significa la defensa del cuerpo humano.
















Cabe destacar la existencia de dos tipos de linfocitos T: hay unos llamados linfocitos Tc, encargados de destruir las células que han padecido una infección concreta de un virus, una bacteria, etc. A ellas, el timo les aporta ciertos antígenos que corresponden a una infección particular y le permitirán ser más efectivos al atacarla, y además se le “enseña” a no atacar a los antígenos propios del organismo para evitar enfermedades autoinmunes.

Ese era un tipo de linfocitos T, el otro tipo es el de los linfocitos Th o linfocitos T reguladores, que regulan la actividad de los demás glóbulos blancos, incluidos los linfocitos Tr. Su función no es solo evitar enfermedades auto inmunes, sino controlar las reacciones ante antígenos externos, para evitar problemas de alergias en los que la respuesta del cuerpo frente a la cantidad e antígeno es desproporcionada.

Aunque conocemos toda esta información sobre la función de este tipo de células, su origen seguía siendo incierto par la ciencia. Ahora, ya se ha descubierto que los linfocitos Th provienen del mismo sitio que los Tc, sin embargo, padecen unos cambios específicos que los hacen diferentes. Por decirlo de otra forma, les “educan“ de forma diferente para que su función sea también diferente.

En esta “educación” interviene otro tipo diferente de célula que, igual que los linfocitos, tienen su función dentro del sistema inmune. Son las células dendríticas, que entran en el grupo de los fagocitos. Estas células “conversan” con los linfocitos T especificandolos y convirtiendolos en Th.

Con este estudio se puede comenzar una investigación para usar los linfocitos Th para terapias contra las enfermedades autoinmunes, inflamaciones crónicas, etc.

Fuente: sinc

Video sobre el sistema inmune: