dilluns, 10 de maig de 2010

Efectos psicológicas y físicas de un aborto.


El aborto puede ser provocado (quirúrgicamente o químicamente) o natural (a causa de una anomalías congénitas del feto o enfermedades infecciosas o sistemáticas).

Los abortos naturales en mujeres veinteañeras se encuentra sobre el 12% y en 25% en mujeres mayores de 40 años.


La recuperación física de la mujer ronda entre varias semanas y poco más de un mes dependiendo de lo avanzado que estaba el embarazo. En este tiempo se pueden tener distintos síntomas como dolor lumbar, cólicos (con o sin sangrado vaginal), molestias abdominales agudas como pérdidas de restos de tejido o coágulos. La hemorragia producida por el aborto puede durar entre siete y diez días. Durante uno o dos meses algunas hormonas características de la gestación permanecen en la sangre. Después de cuatro o seis semanas el ciclo menstrual vuelve aparecer incluso la mujer puede volver a quedarse embaraza al poco tiempo.


El dolor psicológico suele ser más intenso que el físico. Es comparado con la pérdida de un ser querido. Después del aborto natural la mujer se siente culpable ya que cree no haber hecho lo correcto durante el tiempo de embarazo. En los casos de un aborto provocado el grado de culpabilidad suele ser menor a causa de que ha sido una decisión meditada previamente. La ansiedad es otro síntoma visible en las mujeres puesto que la duda de si podrán volverse a quedar embarazadas les pesa.

DATOS DE INTERÉS.

Hormonas del embarazo: Progesterona , lactógeno, estrógeno, gonadotropina coriónica

Noticia