diumenge, 23 de febrer de 2014

Las nuevas tecnologías hacen que cambie nuestro cerebro, el de los adolescentes.

Los jóvenes estamos abusando de las nuevas tecnologías y esto a la larga nos podría provocar más de un problema.

Debido a la utilización de teléfonos inteligentes, consolas, y todo este tipo de tecnología el cerebro activa zonas, pero el problema reside en que al activar estas, otras reducen su actividad como pueden ser las zonas de la memoria o de la capacidad de organización.

Desde la SEMA se confirma que las nuevas tecnologías afectaran y provocaran problemas a los niños que vayan a entrar en la adolescencia (14 años a 21) tales como podrían ser el abuso escolar la violencia etc. Ya se le reconoce como una nueva adicción en la adolescencia y junto al consumo de drogas son los dos problemas principales en esta edad.


Para finalizar se podría decir que nosotros los adolescentes deberíamos de reducir el nivel de gasto de las tecnología inteligente porque en un futuro no muy lejano nos podrían conducir a tener graves consecuencias.