dimarts, 23 de febrer de 2016

"Mini-estómagos" como productores de insulina


Un grupo de científicos ha descubierto que el tejido de la parte inferior del estómago tiene bastante potencial para ser reprogramado a un estado de células beta. Han conseguido crear "mini-órganos" a partir de las muestras de tejido. Son unos "mini-estómagos" formados por células reprogramadas del píloro que producen insulina para corregir los niveles altos de glucosa en la sangre, una capacidad para tratar la diabetes. Estos "mini-estómagos" también tienen cálulas madre del píloro, se regeneran continuamente y con esto, aseguran una presencia limitada de células productoras de insulina para tratar la diabetes.

La primera parte del estudio, consistió en reconocer las células del organismo del ratón, ya que son los animales dónde se produce la producción de insulina.
Los investigadores, estudiaron todas las células, de arriba a bajo, y descubrieron que las células del píloro son las más propensas a su transformación en células beta.
El píloro es la región que comunica el estómago con el intestino delgado. Y al ser reprogramadas, presentan una mayor respuesta cuando se muestran a unos niveles altos de insulina para regular los niveles de azúcar en sangre.

Los científicos destruyeron las células pancreaticas de los ratones, y pudieron ver que los ratones con los transplantes de "mini-estómagos" regularon los niveles de glucosa en la sangre y se mantuvieron normales; en cambio, los ratones que no se habían transplantados estas células, no sobrevivieron mas de ocho semanas, algo muy diferente a los ratones que si que tenian estas células, ya que estos duraron como unos 6 meses.
Por lo tanto,este estudio llevó a la conclusión de que cuando las células reprogramadas son destruidas, las células madre de los injertos transplantados generan nuevas células productoras de insulina.

Qiao Zhou, el director del estudio, reconoce que en ese estudio se activan los genes de los ratones adultos, en cambio, no se pueden desarrollar humanos transgénicos. Pero si que se pueden obtener células de una persona, que crezcan de manera in vitro y reprogramarlas en células beta, y luego se transplantan para qu ofrezcan una terapia distinta para cada paciente.


Más información aquí.