dimecres, 23 de novembre de 2016

El metano en nuestras vidas



Entre los gases de efecto invernadero, los principales son el CO2, CH4, N2O y los halocarburos (flúor). Pero una molécula de metano tiene 21 veces más de efecto de calentamiento que una de CO2.
El cambio climático junto con el calentamiento de las aguas oceánicas, en un futuro, provocará que el metano (equivalente a 60000 millones de toneladas de carbono) se funda. 

Una vez que el metano y las moléculas que crea el ozono son liberadas a la atmósfera por fuentes naturales, estos gases se mezclan y reaccionan entre si, lo que transforma su composición. Cuando los gases se alteran, su contribución al calentamiento por efecto invernadero también sufren cambios. Así, el verdadero efecto de la emisión de un gas de efecto invernadero aislado sobre el clima resulta muy difícil de identificar. 



La ósmosis es un factor que afecta también a este proceso, que provoca una bomba osmótica; riesgo al metano. El hidrato de metano se encuentra mayoritariamente en los océanos, en depósitos que están llenos de gas metano. El problema del cambio climático hará que los depósitos de gas metano, nombrados anteriormente, se fundan y se extienda el metano al exterior del océano. Testimonio de Julyan Cartwright. 

Las fuerzas osmóticas surgen de un gradiente de composición de fluido dentro de un medio que posee un grado de semipermeabilidad. Consideremos el flujo inducido por el gradiente de presión osmótica asociado con una liberación de agua dulce saturada con metano en profundidad en el mismo medio poroso heterogéneo bajo un filtrado. 

Aquí tenéis el enlace completo a la noticia. 

Este post pertenece al libro de CTM de 2ºBACH

2 comentaris:

Ana Garcia ha dit...

Me parece un post muy interesente ya que trata de uno de los problemas medioambientales más conocidos actualmente, el cambio climático. Además, el efecto invernadero casi siempre se relaciona con el dióxido de carbono y no tanto con el metano, pero en tu post ya explicas que el metano es o puede llegar a ser mucho más perjucial que el dióxido de carbono. Tenemos que darnos cuenta de que el cambio climático es un problema real que ya nos está afectando y que en un futuro no muy lejano creará problemas muy graves.
Te adjunto un enlace sobre la presión osmótica que puede servir para entender el problema con el metano un poco mejor:
https://www.youtube.com/watch?v=RCC1qEblxPE

Alba Vives ha dit...

En mi opinión, esta noticia es de gran interés porque nos informa de algo que las personas no solemos tener en cuenta: que el metano es un gas que contribuye mucho en el efecto invernadero y que es uno de los más peligrosos que actúa. Pienso que normalmente solemos tener más en cuenta al dióxido de carbono porque este gas se encuentra en mayor abundancia en la atmósfera, por lo tanto, aunque el metano sea más peligroso, hay menos cantidad de este que de dióxido de carbono, de forma que el segundo causa mayores efectos. Aun así, pienso que se deberían reducir los niveles de cualquier gas de efecto invernadero a la atmósfera, porque aunque este efecto resulte beneficioso, si está en exceso se produce un aumento brusco de las temperaturas y pasa a ser perjudicial.
En este enlace te dejo una imagen que explica de forma clara y sencilla las causas del aumento del metano en la atmósfera:
https://criptogramas.files.wordpress.com/2014/08/metano-en-la-atmc3b3sfera.jpg