divendres, 4 de novembre de 2016

Nuevo impacto galáctico.

Gracias a datos obtenidos por el telescopio Hubble y recogidos por Gail Bieger en 1963, se ha descubierto que hay una nube de gas llamada Nube de Smith que acabará chocando contra nuestra galaxia, la Vía Láctea, dentro de aproximadamente 30 millones de años .

Existen dos teorías que explican este fenómeno. En primer lugar, que esta nube de gas la expulsó la misma Vía Láctea y ahora está regresando a ella, lo que se puede explicar, por ejemplo, por el efecto de supernovas.
La segunda consiste en que la nube está siendo atraída por nuestra galaxia.

Aún así, se ha previsto que la Nube de Smith irá degradándose poco a poco al entrar en la galaxia cuando atraviese el gas difuso que hay alrededor, por lo que no supondrá ningún peligro para esta.
Todo los fragmentos que queden después de esta degradación probablemente pasen a formar estrellas nuevas
Por lo que se sabe hasta ahora, esta nube está formada tan solo por gas, y no por ninguna estrella. Está tragándose la luz ultravioleta de otras tres galaxias más allá de la nuestra, porque contiene azufre, y comenzando a absorber masas de gas que rodean la Vía Láctea.

Esta noticia tiene gran interés para nosotros porque, al entrar en nuestra galaxia, puede verse afectado nuestro sistema solar. Por ejemplo, si se forma una estrella cerca del Sol se produciría un aumento de temperaturas que modificaría el clima.  Personalmente, me parece increíble el hecho de que usando tan solo telescopio y algunas técnicas más de investigación podamos averiguar fenómenos que tendrán lugar de aquí a tantos millones de años, y creo que se podrían lanzar satélites que proporcionen más información y detalles acerca de este tema para mantenernos informados.

Para más información, leer aquí.