dimarts, 12 de maig de 2009

La OMS vigila de cerca los contagios por H1N1 fuera de América
Al menos 42 europeos se han infectado sin haber pisado Norteamerica recientemente. Aun falta una "transmisión sostenida dentro de la comunidad" y mientras que esto no suceda el nivel de alerta sera de 5.
Los datos del Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC) muestran un aumento continuo entre personas infectadas por contacto estrecho con las victimas o sus familiares. La OMS esta esperando para aumentar la alarma.
Según las guias de la OMS para que el nivel sea de grado 6 equivalente a la terminología de pandemia tiene que haber transmisión continua en la comunidad en almenos dos de las regiones en que tiene dividido el planeta. Para que esto suceda tiene que darse un caso de contagio en un colegio o en un vagon de metro.
Fukuda admitio ayer que si dejaba de transmitirse facilmente entre personas en Norteamerica, el nivel podria descender hasta el 4. Para la OMS el ultimo caso registrado no implica un cambio en el nivel de alerta, aunque confirme que el virus se sigue expandiendo. Según el último recuento de la organización siempre más conservadora que el de los gobiernos porque solo incluye los confirmados en laboratorio hay ya 30 países afectados, con 4694 infectados. Y contamos ya con 61 fallecidos.
También en España el virus mantiene su moderada expansión. El lunes habian registrados 98 casos de los que ninguno esta grave ni hospitalizado.
Los cientificos siguen estudiando que pasó en México para producirse un brote de un virus inesperado. El brote "debió producirse a mediados de febrero en La Gloria" afirman.
Para leer el resto de la noticia haga click aquí

1 comentari:

Marta ha dit...

Dentro de lo que cabe parece ser que el virus está frenando ligeramente su expansión. Esto es una buena noticia pero no la mejor, por supuesto.
El sistema de niveles de alerta impuesto por la OMS puede ser útil, aunque también puede crear una excesiva alarma social.
Hay que ser cautos, por supuesto, pero también hay que tener esperanza, ya que con las innovaciones que hay constantemente en el campo de la medicina, el nivel de alerta es muy difícil que llegue a nivel de pandemia. Recordemos sino el caso de la gripe aviar, o la neumonía atípica, que después de unos meses de auténtico pavor en toda la población, las dos enfermedad se controlaron y los contagios se redujeron casi completamente.