dissabte, 2 de maig de 2009

EEUU: Un país sobrealimentado



Para los estadounidenses que atribuían los michelines a un metabolismo lento, la excusa ya no sirve. Un informe publicado a principios de este año por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades confirma lo que muchos no querían admitir: los estadounidenses están gordos porque comen mucho, muchísimo más que antes y casi todo en forma de hidratos de carbono. Hoy las mujeres adultas consumen diariamente 335 Calorías más que en 1971, y los hombres han incrementado su consumo diario en 168 Calorías.



De 679 kilos de comida por habitante y año en 1970 han pasado a 805 kilos en 2000. Aunque consumen más verduras y hortalizas, como recomienda la Pirámide Nutricional publicada en 1992 por el USDA, lo malo es que casi un tercio de esos "vegetales" son patatas fritas, chips y lechuga iceberg, la variedad menos nutritiva. Y si bien consumen incluso más "cereales" de los recomendados, no toman mijo o bulgur, sino derivados de la harina de trigo o de maíz, como la pasta, las tortillas mexicanas y los panecillos de hamburguesa, cuyo valor nutricional es algo superior al del azúcar blanco. Ni siquiera es un progreso real la menor proporción de grasas en el total del aporte calórico, pues el porcentaje sólo ha bajado porque comen más de todo lo demás.



¿Confirma el informe el punto de vista de los defensores de las dietas de Atkins y South Beach, que culpan a los hidratos de carbono? Según el epidemiólogo Meir Stampfer, no lo desmiente. Pero el experto destaca que el problema es el azúcar añadido a los alimentos y los hidratos de carbono procesados, no los que tienen un alto contenido en fibra, como los cereales integrales. "La pirámide alimenticia nos aconsejó que redujéramos grasas y comiéramos más cereales, así que nos hinchamos de pan y pasta -dice Stampfer-. El mensaje de reducir las grasas ha dado el resultado opuesto al deseado."



La obesidad se trata de un problema creciente, ya que por primera vez en la historia hay en el mundo tantas personas sobrealimentadas como desnutridas. La receta para que haya obesidad a escala mundial es la siguiente: uno de tecnología que reduzca el esfuerzo físico (automóviles, lavadoras, ascensores), aumento del consumo de calorías debido a una mayor prosperidad, además de televisión, videojuegos y una promoción intensiva de los dulces y la comida rápida. El resultado es una epidemia de obesidad. En los países donde el aporte alimentario ha sido inestable, la gente está engordando pese a que la abundancia es mucho menor que en Estados Unidos. Eso significa que los países de reciente industralización de Asia, África, el Caribe y América Latina podrían registrar una incidencia aún mayor de problemas de salud relacionados con la obesidad que Estados Unidos.



En cada continente...



Ámerica del Norte
Los estados con mayor incidencia de obesidad -Mississippi y Alabama- son del sur. En los estados occidentales de Colorado y Utah, más ricos y donde se practican más deportes al aire libre, se registran los índices más bajos.



Ámerica del Sur
A medida que América Latina se desarrolla, los supermercados que venden alimentos procesados se han convertido en la norma, pasando de un 20% del comercio minorista de alimentación en la década de 1980 al 60% en 2000.



Europa
Más de la mitad de los anuncios de alimentos en diez países de la Unión Europea son de caramelos, comida rápida o cereales azucarados para el desayuno. En el Reino Unido, el consumo de tentempiés industriales ha aumentado un 25% en cinco años.



África
En algunas partes de África hay entre la población infantil mayor incidencia de obesidad que de malnutrición. En Túnez, la población urbana está abandonando las variedades tradicionales de pan integral, más saludables, por el pan blanco.



Asia
En Shanghai, las calles que antes estaban repletas de peatones y ciclistas, están hoy congestionadas por automóvilesl. En 2002, la cadena Kentucky Fried Chicken abrió en Pekin un restaurante para comer sin bajarse del coche, y tiene previsto instalar más.



Oceanía
Tradicionalmente los habitantes de las islas del Pacífico han apreciado los cuerpos regordetes. Su abandono de la dieta local por la occidental, con más grasas, los ha convertido en una de las poblaciones con más sobrepeso del mundo.


Artículo extraído de un reportaje del National Geographic.


A continuación, dejo un vídeo muy interesante sobre la obesidad.