dilluns, 18 de maig de 2009

Un virus común puede producir hipertensión

Un reciente estudio concluye que uno de los virus más comunes, el citomegalovirus, puede elevar la tensión arterial, y, combinado con otros factores cardiovasculares, acarrear el desarrollo de aterosclerosis (el tipo más común de arteriosclerosis), que es una enfermedad en la que depósitos de sustancias lipídicas quedan pegados en las paredes de las arterias.

Arteria con aterosclerosis

El citomegalovirus, que normalmente no provoca síntomas graves aunque en ocasiones puede desarrollar trastornos como la mononucleosis (o "enfermedad del beso"), permanece latente en el cuerpo una vez infectado, y aparece cuando el sistema inmunitario del mismo se debilita.

Citomegalovirus
Ya era conocido que este citomegalovirus, cuya infección es muy común (entre el 60 y el 99% de la población mundial está infectada), estaba asociado a problemas cardiovasculares, pero no se habían definido los mecanismos que utiliza el virus.

Y precisamente definir esos mecanismos es lo que se propusieron un grupo de investigadores del departamento de enfermedades infecciosas del Beth Israel Deaconess Medical Center, en Boston, EE.UU..

Para ello usaron dos métodos, el análisis "in vivo" y el análisis "in vitro".

Para el primero, dividieron a 48 ratones en cuatro grupos. A un primer grupo le inocularon el virus, el otro grupo recibió una dieta muy alta en colesterol, y el tercer y cuarto grupo recibió combinaciones de las dos medidas, unos en diferente proporción que los otros.

Durante 6 semanas se estuvo siguiendo la evolución de todos los ratones, y, al finalizar ese plazo, midieron la tensión de los animales usados mediante un catéter introducido en sus carótidas.

El resultado fue que en el primer grupo, los infectados con el virus, se observó un incremento significativo en la presión arterial; pero en los últimos grupos, los que recibieron una combinación de infección con una dieta rica en colesterol, se encontraron más placas de ateroma en las arterias, complicación que no se presentó ni en el grupo que sólo había sido infectado, ni en el que sólo recibía una dieta alta en colesterol.

Mediante el segundo método, el análisis "in vitro", también se comprobó que la infección podía crear una enzima conocida como "renina", así como una proteína, la "angiotensina". Se sabía que ambas jugaban un papel muy importante en la regulación de la tensión.

Los mismos autores del estudio quisieron averiguar si esos resultados también se corroboraban con humanos, así que se pusieron manos a la obra.

Para ello usaron el método del análisis "in vitro", pero esta vez con células humanas, infectadas con la cepa de citomegalovirus que solo afecta a los humanos. Y el resultado obtenido fue el mismo que con ratones, se demostró que la infección por citomegalovirus de las células endoteliales de los vasos provocaba un aumento de la presión, que se exacerbaba notablemente cuando el sistema inmune estaba debilitado.

Debido a que entre el 60 y el 99% de la población mundial está infectada por el virus, el resultado obtenido puede ser muy beneficioso al poder contribuir a hallar una vacuna que ayude a los hipertensos del mundo.


La noticia entera, aquí.

1 comentari:

Rafa Mollà ha dit...

Podem veure com els virus ens afecten en diferents camps, fins ara alguns insospitats.