dimarts, 19 de maig de 2009

Maíz transgénico con altas cantidades de vitaminas.

Por primera se ha creado de forma simultánea múltiples características nutricionales en plantas, en concreto para crear cultivos de alimentos ,como es en este caso el del maiz.

Un nuevo maíz transgénico desarrollado por un equipo dirigido por investigadores del Departamento de Producción Vegetal y Ciencia Forestal de la Universidad de Lleida contiene altas cantidades de tres vitaminas que no se encuentran en las variedades naturales. Se espera que este nuevo producto ayude a resolver los problemas de la malnutrición y de las enfermedades asociadas a la falta de vitamínas existentes en los países más pobres, según dicen sus responsables, que publican el avance en la edición digital de la revista "Proceedings of the National Academy of Sciences" (PNAS).

Bajo la dirección de Paul Christou, los investigadores producieron un tipo de maíz blanco reforzado biológicamente que contiene altos niveles de betacaroteno,que es un componente constituyente en la vitamina A,vitamina C y vitamina B9 .
Los científicos introdujeron embriones de maíz de entre 10 y 14 días con una serie de partículas de metal envueltas por cinco genes: dos para sintetizar el betacaroteno, un gen para el folato, uno para la vitamina C y un marcador genético. Así si comparamos este nuevo maíz con el maíz blanco salvaje, el transgénico contenía seis veces más vitamina C y el doble de folatos. Los niveles de betacaroteno eran 169 veces la cantidad normal y cinco veces superiores que el que se encuentra en el arroz transgénico enriquecido.

"La principal novedad es que hemos utilizado un nuevo método de transformación genética que en principio nos permite introducir un ilimitado número de transgenes en importantes cultivos", apuntó el investigador. La técnica desarrollada permite la modificación, reconstrucción y mejora de mecanismos metabólicos multigenéticos en plantas, algo que hasta el momento había sido casi imposible de realizar.

Por otro lado,también tenemos que tener en cuenta que la utilización de estos trasgénicos sólo será posible llevarla a cabo si los políticos y las organizaciones ambientales extremistas, sobre todo en Europa, dejan de detener el desarrollo de la tecnología por razones que sólo tienen que ver con agendas políticas y económicas partidistas.

Este es una más de las aplicaciones de la ingenieria genética dentro del campos de la agricultura que hemos estudiado con la que se modifican las caraterísticas de gran cantidad de plantas para hacerlas más útiles al hombre.

Para saber más sobre esta noticia pulse aquí.