divendres, 1 de maig de 2009

Descubren proteínas en fósiles de un dinosaurio

En 2007, Mary Schweitzer y John Asara encontraron colágeno en los restos fosilizados de un Tiranosaurio Rex de hace 68 millones de años. Gracias a este descubrimiento probaron biológicamente que las aves y los dinosaurios están íntimamente relacionados. Este descubrimiento desató una gran polémica.

Por eso, desde entonces ambos han centrado sus investigaciones en encontrar más pruebas que confirmaran su descubrimiento; y ahora esas investigaciones han dado por fín su fruto, cuando el paleontólogo Jack Horner encontró los restos de un hadrosaurio enterrados a siete metros bajo tierra y en la piedra arenisca del río Judith, un material idóneo para una excelente preservación, mejor incluso que la del Tiranosaurio descubierto anteriormente.
El susodicho hadrosaurio era un 'Brachylophosaurio canadiensis' (recreado en la imagen), que podría haber medido unos 9 metros de largo.

Debido a las características especiales de la piedra arenisca, se diseñó una metodología especial para mantener el equilibrio químico de los fósiles hasta que estuvieran en el laboratorio, ya que estos fósiles podían degradarse rápidamente.

Esta metodología especial funcionó, ya que en un fémur encontraron evidencias de una matriz fibrosa, vasos sanguíneos transparentes y flexibles y microestructuras ya vistas en el Tiranosaurio Rex.



Esta era la confirmación del trabajo de Schweitzer y Asara años antes, que anulaba la idea de que, al morir, se inicia un proceso de mineralización que termina en un millón de años, por lo cual se suponía que no podían existir proteínas tan antiguas. No obstante, las encontradas en el hadrosaurio tenían una antigüedad de 80 millones de años.

Chris Organ, profesor de Harvard, recibió la misión de determinar qué lugar ocupaba el Brachylophosaurio en la cadena evolutiva animal. Para ello, comparó sus secuencias de colágeno con las de 21 especies diferentes, vivas y de otros fósiles. Como resultado obtuvo que pertenecía a la misma rama que el Tiranosaurio, es decir, en la de aves, como los pollos y las avestruces, y muy lejos del cocodrilo.

Podréis leer la noticia entera aquí.