divendres, 1 de maig de 2009

Un reciente estudio pone en duda que los antiinflamatorios reduzcan el riesgo de Alzheimer.


Desde hace años se vienen haciendo distintas investigaciones en las que se relacionaba el consumo de AINEs (AntiInflamatorios No Esteroideos), como el Ibuprofeno y el Naproxeno, con la reducción del posible desarrollo de la enfermedad conocida como Alzheimer.

Para los que no conozcan esta enfermedad, decir que se trata de una enfermedad neurodegenerativa, que se manifiesta por una progresiva pérdida de la memoria, así como de otras capacidades mentales.

Sin embargo, un estudio recogido en la revista 'Neurology', afirma que los antiinflamatorios solo retrasan la aparición de la enfermedad.

Las investigaciones mencionadas anteriormente tienen como origen el hecho de que entre los consumidores "obligatorios" de AINE's (por ejemplo, los afectados con artritis reumatoide) se observaban tasas bajas de Alzheimer.

Esto era una muy buena noticia, ya que el consumo de AINE's es muy elevado. En España, por ejemplo, el 20% de la población adulta los consume durante al menos un mes al año, además de la falta de obligatoriedad de tener receta médica para comprarlos, lo que provoca que un porcentaje mayor se automedique con ellos.

Aunque la mayoría de investigaciones daban pie a la creencia de que los AINE's reducían el peligro de desarrollar Alzheimer, habían algunas que no lo dejaban tan claro, por ello, algunos investigadores se pusieron manos a la obra para arrojar un poco de luz sobre esta controversia.

Esos investigadores, en su mayoría científicos de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU.), seleccionaron casi 3000 personas mayores de 65 años, que se sometieron a pruebas diagnósticas para el Alzheimer y a un seguimiento estrecho.
Entre estas personas, 351 tenían un historial de consumo elevado de AINE's, y 107 más cuyo consumo se disparó durante la investigación.

Durante ese tiempo, 476 personas desarrollaron una demencia, de las que 356 desarrollaron Alzheimer. Con esos datos en la mano, los investigadores comprobaron que aquellas personas con un consumo elevado de AINE's tenían un 66% más de riesgo de desarrollar la enfermedad. Aunque este porcentaje dependía de si el consumo se produjo en el pasado, o en los años recientes, dando más probabilidades de desarrollo en el segundo caso.

Según los investigadores, una explicación a este hecho es que los antiinflamatorios no previenen la aparición de la enfermedad, sino que retrasan su aparición. Esto también explica que entre los adultos más jóvenes el porcentaje de aparición de la enfermedad es más bajo mientras que en edades avanzadas se dispara.

El autor principal del estudio afirma que "existen otras interpretaciones posibles, aunque no debemos ignorar el hallazgo principal, que es un incremento del riesgo de demencia entre los usuarios de AINE's. Necesitamos más investigaciones para comprender los resultados con mayor claridad".


Podéis leer la noticia entera pinchando aquí.