dilluns, 2 de març de 2009

MEDIDAS DE PROTECCION DE LA CABRA HISPANICA


La Generalitat aprobó el pasado 30 de junio una orden que regulaba la veda de caza para la temporada 2006/07. En su artículo cuatro situaba el período permitido para el apresamiento de ejemplares salvajes entre el 17 de septiembre de 2006 y el 11 de febrero de 2007, pero subrayaba la necesidad de ser titular de un coto privado y disponer de un permiso especial para efectuar disparos. Dos requisitos que los cazadores furtivos no cumplían. Esta clase de autorizaciones especiales sólo se conceden para aquellas personas que practican caza mayor –es decir, de animales salvajes más grandes que un zorro común– y permiten apresar un número limitado de ejemplares dado que algunos de ellos están protegidos. En la Comunitat Valenciana existe una gran concienciación en la defensa de esta especie. El pasado 30 de diciembre, más de 500 personas lograron paralizar una matanza de cabras montesas en la localidad alicantina de Petrer.
Actualmete se considera vulnerable,
las enfermedades parasíticas son frecuentes entre los caprínidos, dado su comportamiento gregario y el continuo contacto entre congéneres, haciendo a los individuos más vulnerables a posibles epidemias. Sin embargo hasta el presente no se habían producido efectos tan devastadores como en el caso de Cazorla, donde la desaparición de un 80% de la población, en apariencia plenamente consolidada con unos 8000 animales, se ha producido en tan solo dos años. Algunos especialistas han argumentado en favor de una falta de resistencia de la población por el efecto de “Cuello de Botella” del pasado, otros hablan del efecto del cambio climático en la aparición de cada vez más generaciones de parásitos en un mismo año. Sin embargo lo único que se ha podido constatar ha sido el hecho de un exceso de protección y falta de regulación natural de esta población, lo cual ha permitido la aproximación o incluso superación de lo que denominamos capacidad de carga del medio, o número máximo de animales que puede soportar una zona. El caso es que los efectos de los parásitos en las poblaciones animales se ven amplificados por los bajos niveles de nutrición de los mismos, esto hace que estas poblaciones sean más sensibles a cambios ambientales y al ataque de enfermedades. El tratamiento veterinario sigue siendo imposible, el uso de productos químicos es de difícil administración y además tiende a crear serias alteraciones del ecosistema.

3 comentaris:

Marta ha dit...

Me parece genial que cada vez se pongan más trabas a la "caza por diversión", ya que es un "deporte" criminal e injustificado.
Y con más razón se justifica la imposición de trabas legales en un caso como el de la noticia, ya que si el animal en cuestión está ya bastante vulnerable, ya sea por enfermedades, por sobrecarga del medio, o por lo que sea, si siguen cazándolo sin ningún tipo de control, la cabra hispánica pasará a formar parte de la historia, tal como sucedió con los mamuts.
Para finalizar, elogiar a la localidad de Petrer su firme posición respecto a la matanza de cabras montesas.

maria jesus ha dit...

Opino como Marta,todas las actividades humanas ya estan afectando a poblaciones de animales sumandose a los propios procesos naturales desfavorables como los parásitos o la capacidad de un ecostema para alimentar a todas las espécies que lo habitan.. si a ello sumamos la" morbosidad" por parte de cazadores ilegales que no simplemente cazan, sino que cazan a aquellas espécies que no abundan, ya que cuantas menos hayan , mejor cotizadas serán las que queden.. es decir, ni piensan ni les importa la posibilidad de la extinción de una espécie que además de ser necesaria para la sostenibilidad de su ecosistema, su cadena trófica como depredador o presa , es un patrimonio ecólogico de España al que debemos como en Petrer cuiadar.

AngelSauCo ha dit...

Desde mi punto de vista creo que la cabra hispanica de hoy en dia se debe mantener y por ello cuidar, haciendo uso y principalmente de la mentalización de la sociedad en la que vivimos. Puedo decir que se piensa que cada dia mas, desaparece esta especie debido a la caza furtiva, pero creo que la gente está algo equivocada, aunque no hay que descartar que también se da el caso. Lo se cierto porque conozco una zona donde habita esta especie, y la captura de ella no se podria realizar sin el consentimieto de media ambiente, donde te especifican el numero de cabras y chotos as de matar, la medida que tienen que tener...Para matarlas las sociedades de cazadores adquieren permisos, y estos son vendidos a aquella gente interesada, y claro está que se encuentre bien economicamente. Además puedo decir que está bastante controlado el furtivismo en España aunque debemos ser nosotros mismos los que decidamos no hacerlo por el bien de la biodiversidad.