dimecres, 8 de març de 2017

Demasiadas muertes por la contaminación

Cada año 1'7 millones de niños mueren en el mundo por vivir en un ambiente insalubre. La causa de su muerte es la falta de acceso a una fuente de agua limpia, la carencia de instalaciones sanitarias básicas o el humo constante que han respirado desde que nacieron. 
Esto lo denuncia la Organización Mundial de la Salud (OMS), que advierte que el 26% de la mortalidad en menores podría evitarse mediante el control de la calidad del aire, el agua y el suelo. 
Según sus datos, en 2012 fallecieron 570.000 menores de cinco años por infecciones respiratorias provocadas por un aire sucio, la contaminación del cual se debía al uso de combustibles sólidos en estufas, la polución de la atmósfera y la exposición al tabaco.
El agua contaminada también provoca enfermedades. Muchas enfermedades diarreicas y muertes por malaria podrían evitarse a través del acceso a agua segura y adecuada para beber y el establecimiento de unas condiciones higiénicas y sanitarias apropiadas.
La contaminación del suelo es otra importante causa de envenenamiento y trastornos neurológicos. Los expertos alertan de que un inadecuado manejo de los residuos eléctricos y electrónicos pueden exponer a los niños a toxinas que les pueden provocar cáncer o daños pulmonares.
Además, la contaminación del medio ambiente también se puede dar en la edad adulta, con la aparición de enfermedades crónicas, como las cardiovasculares.
Para intentar solucionar estos problemas, existen intervenciones preventivas, e invertir en ellas no sólo redundará en una mejor salud infantil y en unos costes menores en sanidad, sino también en mejorar el clima, el entorno y el desarrollo global.





Fuente de la noticia aquí